Los precios del oro subieron casi 2% el miércoles, impulsados por la caída del dólar y el avance de las acciones, borrando las pérdidas que sufrió luego de un dato de inflación en Estados Unidos mayor que el esperado.

El dólar subió inicialmente después de que el reporte del Departamento del Trabajo de Estados Unidos mostró que los precios al consumidor aumentaron en enero más de lo previsto, y los operadores apostaron a que la Reserva Federal elevaría sus tasas de interés más rápido.

Sin embargo, un dato de ventas minoristas menores que lo estimado y la caída inmediata de los mercados bursátiles generaron preocupaciones de que la Fed no pueda subir las tasas con la rapidez suficiente para contrarrestar las presiones inflacionarias.

El oro al contado ganó 1.7%, a 1,351.81 dólares la onza, luego de que tocó los 1,355.08 dólares, su nivel más alto desde el 26 de enero. Los futuros del oro en Estados Unidos para abril subieron 27.60 dólares, o 2.1%, a 1,358 dólares.

El lingote marcó su mejor desempeño diario desde mayo del 2017. Los temores sobre la inflación generalmente llevan a los inversionisitas a comprar el metal precioso.

“Los inversionistas están mirando al oro como cobertura frente a la inflación y las expectativas sobre una mayor inflación están fomentando el interés en el oro”, dijo Suki Cooper, analista de metales preciosos en Standard Chartered Bank.

Las acciones cayeron inmediatamente después de que se conoció el reporte de inflación, luego repuntaron y operaban con ganancias en la tarde.