El dólar cayó este miércoles a un nuevo mínimo de tres años y el euro subió brevemente por sobre los 1.49 dólares, al crecer la posibilidad de que las tasas de interés estadounidenses sigan bajas tras datos económicos más débiles de lo esperado en ese país.

El yen también llegó a un máximo de seis semanas contra el dólar luego del dato que mostró que el ritmo de crecimiento en el importante sector de servicios estadounidense se desaceleró sorpresivamente durante abril.

Con los mercados preocupados por un enorme déficit presupuestario en el país, los operadores dijeron que los indicios de una expansión debilitada sólo sumará problemas para el dólar, que cayó a un mínimo de tres años contra las grandes divisas este miércoles.

En lo que va del año, el billete verde ha perdido 7.7 por ciento.

"El dólar resultó muy maltrecho contra el euro", dijo Firas Askari, encargado de operaciones de divisas en BMO Capital Markets. "La situación fiscal estadounidense es una preocupación. Ahora parece que la economía estadounidense no sólo está tibia, sino que vuelve a enfriarse. Eso no es alentador", agregó.

Pero Askari y otros dijeron que los temores sobre un crecimiento desacelerado en Estados Unidos también apagaron el apetito por materias primas y activos de alto rendimiento, ante el temor de que una depresión en ese país tenga fuertes efectos a nivel global.

El escenario llevó al seguro franco suizo a un máximo histórico contra el billete verde y llevó a la divisa estadounidense al alza contra el dólar canadiense. La economía de Canadá depende fuertemente de las exportaciones a su vecino del sur.

EURO Y YEN SE FORTALECEN

El euro se mantenía bien apoyado, con la anticipación de tasas de interés más altas en la zona euro y una fuerte demanda soberana.

Los inversores ignoraron el anuncio de que Portugal había asegurado un rescate financiero europeo de 78.000 millones de euros y llevaron a la moneda única a un máximo de 17 meses con 1.4939 dólares, aunque posteriormente descendió a 1.4850 dólares, subiendo 0.13% y casi un centavo por encima de la mínima del día.

Los operadores dijeron que podría haber un traspaso de la barrera de 1.50 dólares, pero probablemente habrá que esperar hasta después de la reunión del jueves del Banco Central Europeo, que debería ofrecer pistas sobre futuras alzas en su tasa de interés.

El BCE elevó las tasas en abril por primera vez desde el 2008 y se espera que vuelva a hacerlo este año para contener la inflación, aunque tasas más altas podrían hacer más difícil que los países débiles del bloque, incluyendo a Portugal, honren sus deudas.

El dólar caía 0.3% hasta 80.68 yenes. Si la caída se profundiza, analistas indicaron que los mercados podrían esperar intervenciones oficiales para detener el ritmo de apreciación del yen.

Los grandes bancos centrales vendieron activamente el yen previamente este año, luego de que llegara a un máximo histórico contra el dólar. Un yen fuerte podría herir la economía exportadora de Japón, mientras el país lucha con un lento crecimiento y las secuelas de un terremoto y tsunami.

El dólar australiano cayó 0.8% hasta 1.0754 dólares, replegándose de un máximo superior a 1.10 dólares luego de que un declive de la plata debilitara la demanda de monedas sensibles a las materias primas.