Se reportaron cifras de la producción industrial estadounidense con una baja de -0.3% contra un alza de 0.3% esperada por el consenso del mercado, los cuales reflejaron la primera disminución desde julio y la mayor desde mayo del 2009, aunque esto se explica por las bajas temperaturas invernales.

Dado que el problema climático restó representatividad al dato, la publicación del índice de la confianza de los consumidores de la Universidad de Michigan por encima de lo esperado, ayudó a que regresase la confianza a los mercados los cuales se han mantenido con humor positivo.

En China se reportó la inflación al consumidor con un mínimo de siete meses en enero, sin mostrar una aceleración en el corto plazo, lo que ayuda al gobierno para relajar su política si el crecimiento económico pierde fuerza.

Dichos escenarios apoyaron que los inversionistas sintieran interés por el riesgo, lo que a su vez ayudó a la recuperación de las monedas emergentes como el peso, que terminó con ganancias frente al dólar estadounidense.

La divisa mexicana tras negociarse entre 13.21 y 13.29 unidades terminó con una ganancia de 4.60 centavos al ubicarse en 13.246 pesos según el Banxico.

Análisis Técnico

El peso mexicano confirmó un movimiento de apreciación por debajo de su promedio móvil de un mes en 13.2 unidades por dólar, el cual advierte un fortalecimiento adicional a la zona de 13.16-13.08. No obstante, un alza sobre 13.31 pesos-dólar reactivaría señales de riesgo en las que podrían verse nuevos episodios de debilidad para la moneda mexicana.

*Analista de Divisas, MetAnálisis

[email protected]