Mayo será el mes en el que se concentren la mayoría de los repartos de dividendos de los títulos negociados en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) que contemplan dicho pago, lo que combinado con la recepción de los reportes de desempeño de las empresas para el primer trimestre del año, podría traer efectos en el mercado.

Según un estudio de Ixe, el rendimiento de los dividendos es un factor que llega a pasar inadvertido por los participantes de la Bolsa, pero que debe ser considerado como esencial, pues expresa el sentido patrimonial de la inversión bursátil.

Para Carlos Ponce, director general adjunto de Análisis Bursátil de Ixe Casa de Bolsa, la próxima temporada de pago de dividendos puede tener efectos en el mercado.

En este periodo pueden suscitarse estrategias de inversión muy puntuales con el propósito de aprovechar los beneficios de los dividendos, lo que es especialmente importante en el presente entorno de bajas tasas de interés, ya que los rendimientos de éstos suelen sobrepasar los de las inversiones bancarias tradicionales, haciendo así, más atractivas las inversiones bursátiles , comentó.

El próximo 30 de abril vence el plazo para que las empresas que cotizan en la BMV hagan públicos sus resultados del primer trimestre del año, hecho que dará pauta para considerar nueva información al cálculo de los rendimientos.

Hasta el 20 de abril pasado, el estudio de Ixe revelaba que emisoras como Alsea, Coca-Cola FEMSA, Grupo Aeroportuario del Pacífico y Grupo Modelo significaban buenas inversiones al tomar en cuenta el rendimiento de sus dividendos, resaltando el caso de la empresa cervecera, al registrar un margen anualizado de 90% a pagarse el 27 de abril.

oamador@eleconomista.com.mx