Los precios del oro subieron el lunes por un debilitamiento del dólar y la agitación generada por graves disturbios en ciudades estadounidenses, así como por el aumento de la tensión entre Washington y Pekín, que impulsó la demanda del metal como activo de refugio.

El oro al contado operó con un incremento de 0.6%, a 1,736.40 dólares la onza, tras haber subido 1% previamente en el día. Los futuros del oro en Estados Unidos cerraron con un alza de 0.1%, a 1,750.3 dólares la onza. “Hay grandes preocupaciones de que la fase 1 del pacto comercial entre Estados Unidos y China se vaya a desmoronar”, dijo Edward Moya, analista senior del mercado en la correduría ONDA, y añadió que las protestas por la brutalidad policial y el racismo en Estados Unidos han elevado los temores ya patentes por la pandemia.

China pidió a las empresas estatales que suspendan las compras de soya y carne de cerdo de Estados Unidos, luego de que Washington anunció que eliminaría el trato especial a Hong Kong para castigar a Pekín.