Alo largo de todo el año la Reserva Federal de los Estados Unidos fue muy precisa en señalar que conforme retirara el monto de recompras de bonos conocido como Relajación Cuantitativa (QE, por su sigla en inglés) las tasas de interés deberían permanecer bajas inclusive por un tiempo considerable en el futuro.

El Comité de Mercados Abiertos (FOMC) condicionó cualquier cambio de postura a avances serios en materia de creación de empleo y de la tasa de desempleo abierto. Sin embargo, en algún momento del 2014 la presidenta Yellen tuvo que anunciar una rectificación: No hay un sólo parámetro, sino un conjunto de parámetros que deben mostrar comportamientos satisfactorios; además de todos los indicadores de empleo disponibles se añadió a dicho conjunto la evolución de la inflación.

En el cierre de este mismo año se han registrado indicadores muy favorables en cuanto a la actividad económica. La creación de empleos en noviembre ya superó los 300,000 y la tasa de desempleo descendió de manera continua hasta un nivel de 5.8% (al inicio del año el objetivo de la Fed era que bajase hacia un nivel sólo inferior a 6.5 por ciento). La economía de los Estados Unidos lleva dos trimestres registrando tasas de crecimiento de alrededor de 4.0% trimestral anualizado.

Para muchos participantes en el mercado, tal desempeño prendió las luces de alerta con relación a un cambio de pronunciamiento de la Fed con respecto a las tasas de interés. En concreto, muchos comenzaron a anticipar un inicio de alza en la tasa de referencia para el 2015. Los mismos miembros del FOMC pronosticaron en octubre que al cierre del 2015 la tasa de un día en Estados Unidos podría subir de cero a 1.5 por ciento.

No obstante, la autoridad no contaba con la situación de reversión en el crecimiento en Europa, Japón, China y en general en el resto del mundo. Tampoco contaban con la precipitosa caída del precio del petróleo y con la amenaza que ello representa sobre la estabilidad financiera mundial.

hoy en día, la economía norteamericana registra un crecimiento satisfactorio, pero las expectativas de inflación han descendido. Los miembros del FOMC tienen una nueva variable que les impide actuar con mayor contundencia ante el cumplimiento de la trayectoria de mejoras en el empleo; ésta es el descenso de la inflación.

El FOMC emitió un comunicado en donde sustituyó la frase tiempo considerable por la de tener paciencia en activar un aumento de tasas. La presidenta mencionó en conferencia de prensa que al menos en las dos siguientes sesiones del organismo no habrá ningún tipo de acción.

El dato más relevante a nuestro juicio fue el incremento en las posturas disidentes con respecto al contenido del comunicado. Tres miembros del comité no concordaron con su contenido. Uno considera que la economía ya muestra una fortaleza suficiente para aplicar una medida de corrección al alza de las tasas. Los otros dos consideran que aún están lejos del objetivo de inflación; es decir, que la inflación y sus expectativas pueden permanecer en niveles peligrosamente bajos, en especial a raíz de la baja de los precios del petróleo.

En resumen, no estamos en la actualidad aún en el umbral de empleo e inflación que motive a la Fed a subir tasas. Las principales disidencias al respecto señalan un riesgo de permanencia, más que de estar quedándose rezagados en las posturas referentes a las tasas. La prueba más elocuente de la ausencia de presiones inflacionarias es la ubicación de las tasas de largo plazo en los niveles mínimos del año.

Las autoridades no se ponen de acuerdo en si la baja de la inflación será temporal o prolongada. Por lo pronto, redujeron sus pronósticos al plantear que las tasas de referencia solo llegarían a 1.25% al cierre del año; es decir mostraron que visualizan una trayectoria más suave de incrementos.

El aparente alivio en los mercados parece descansar en la confirmación de que un aumento de tasas no es inmediato y depende de circunstancias que por el momento no están presentes.

Rodolfo Campuzano Meza es director de Estrategia y Gestión de Portafolios de INVEX. Cualquier pregunta o comentario puede ser enviado al correo:

[email protected]

Twitter: @invexbanco