Barclays ha publicado hoy un informe en el que incluye las diez tendencias de inversión que, a su juicio, marcarán el próximo año. La firma británica cree que las divergencias en las políticas monetarias en las distintas economías desarrolladas, la caída del precio del petróleo o la posibilidad de que el Banco Central Europeo (BCE) adopte nuevas políticas de estímulos en 2015 serán claves para invertir el próximo ejercicio. Estos son los diez aspectos fundamentales a tener en cuenta y las recomendaciones de inversión de Barclays para cada una de estas tendencias.

1. Subida de tipos de la Reserva Federal estadounidense (Fed). Barclays estima que la Fed subirá los tipos de interés, en un mínimo histórico de entre el 0% y el 0.25% desde 2008, en junio del próximo año, aunque "podría retrasarse debido a la caída del petróleo". Por eso, los expertos de la firma británica destacan que el interés de la deuda soberana estadounidense es demasiado bajo. El bono a diez años, afirman, debería estar más alto, pero esto no modifica la tendencia a que la curva de tipos de la deuda de Estados Unidos se aplane. Por eso, creen que subirá más la rentabilidad de la deuda a dos años (hasta el 1.65%) que la de una década (2.85 por ciento). Otra forma de aprovechar esta tendencia es ponerse cortos en el oro, añaden.

2. Divergencia entre bancos centrales. Mientras que la Fed ha terminado con su programa de estímulos y planea ya subir los tipos de interés, en Europa su banco central apura el lanzamiento de un programa de deuda soberana. Barclays cree que estas diferencias entre la Fed, por un lado, y el Banco de Japón y el BCE, por el otro, dejarán varias oportunidades de inversión. Así, prevé que el dólar siga fuerte frente al euro, prefiere a las pequeñas compañías de Estados Unidos (las que cotizan en el Russel 2000) frente a las grandes multinacionales y recomienda invertir en mercados desarrollados no denominados en dólares antes que en compañías del S&P. En especial le gustan las Bolsas de Japón, Alemania, Suiza y Reino Unido.

3. Caída del petróleo. Barclays cree que las consecuencias negativas del descenso del precio del crudo ya cotizan en el mercado, pero no así las positivas. Por eso, muestra su preferencia por el sector del consumo discrecional y por la Bolsa coreana.

4. Sorpresa del Banco de Japón. El peso de los bancos centrales sobre los mercados seguirá siendo inmenso el próximo año. La firma británica considera que el Banco de Japón aún podría guardado algún as en la manga que debería dar aliento a la Bolsa nipona. Sus últimas decisiones de ampliar sus estímulos y la del fondo de pensiones japonés de invertir en Bolsa y en nuevos activos invitan a pensar que la Bolsa japonesa seguirá al alza. Barclays aconseja posicionarse en grandes compañías.

5. El misil del BCE. Mario Draghi ha dejado claro en sus últimas intervenciones que el BCE está preparado para ampliar sus estímulos si es necesario. La presión a la baja de la inflación, incrementada ahora por el descenso en el precio del petróleo, augura que el organismo central podría comprar deuda privada y soberana el próximo año. "Europa tiene en precio un escenario como el de Japón, pero el BCE puede cambiar esto", indican desde Barclays.

Sus recomendaciones de inversión ante la posibilidad de que el organismo decida ampliar sus estímulos y lanzarse a comprar deuda pública son: ponerse largo en las acciones de los países periféricos y cortos en el euro, que seguirá depreciándose frente al dólar.

6. Demasiado pesimismo sobre el crecimiento global. Los expertos de Barclays también miran a Asia en sus recomendaciones de inversión para el próximo año. La firma británica cree que China puede ser una sorpresa positiva el próximo año. También le gusta Corea. Existe demasiado pesimismo sobrel el crecimiento mundial en 2015, consideran, y por eso aconsejan posicionarse en compañías del sector cíclico (las expuestas al crecimiento) antes que en empresas defensivas.

7. Oportunidades en emergentes. Existen riesgos que amenazan a los mercados emergentes, sí, pero también hay unas pocas oportunidades en estas economías. Barclays recomienda Indonesa, India y deuda local de México, así como ponerse largo en el tipo de cambio del dólar frente al florín húngaro y al peso chileno.

8. Mercado de divisas. "Aunque los mercados emergentes son sensibles a los cambios en el entorno económico, la situación es constructiva para invertir en divisas", explica Barclays en su informe. Las decisiones del BCE podrían empujar a la baja al euro, lo que sería una oportunidad de inversión. La firma británica aconseja ponerse cortos en el cruce del euro frente a la rupia indonesia, la rupia india y el real brasileño.

9. El atractivo de India. Barclays aconseja posicionarse en activos indios el próximo año. En su opinión será la gran historia de éxito de las economías emergentes el próximo año, en parte gracias a los cambios políticos llevados a cabo por el país. Así las cosas, la firma británica recomienda ponerse largo en la Bolsa india, en su deuda soberana y en su divisa.

10. Inversiones en base a los riesgos. Barclays reserva para el último punto de su décalogo de inversión una serie de riesgos que el consenso del mercado establece para el próximo año. Coge las ideas preconcebidas, lo que se considera como más probable en el mercado, y ofrece algunas apuestas para ir contracorriente en caso de que los datos den la sorpresa. Así, aconseja ponerse largo en la Bolsa europea frente a la de Estados Unidos; invertir en divisas emergentes como la rupia india frente al dólar o sobreponderar la Bolsa emergente frente a la de Estados Unidos.

En alianza informativa con CincoDías.com

[email protected]