La petrolera argentina YPF, controlada por el Estado, dijo el miércoles que la fuerte devaluación que sufrió el peso local en los últimos días debería ayudarla a seguir reduciendo costos, ya que gran parte de sus ingresos están ligados al dólar.

En medio de una elevada inflación que podría ser alimentada por la devaluación, el Gobierno firmó el martes con YPF y otras empresas un acuerdo para congelar los precios hasta julio, cuyo costo será recuperado por la firma en el segundo semestre, según la petrolera estatal.

En una conferencia con inversores, el presidente ejecutivo de la empresa, Daniel González, explicó que YPF subirá los valores de los combustibles mensualmente a partir de julio, aunque la magnitud de los aumentos aún "no está definida". El ejecutivo dijo que el acuerdo "no es sostenible a largo plazo".

Por otro lado, González señaló que "la devaluación que recién experimentamos debería ayudar a continuar bajando los costos".

El ejecutivo explicó que el 40% de los ingresos de la compañía son en dólares, mientras que el 60% restante está ligado a precios en la moneda estadounidense.

Mientras que YPF saldrá de los campos o activos en los que no se considere competitiva, la empresa tiene por otro lado la voluntad de adquirir más acres o activos para operar a un valor equilibrado, según González.

YPF reportó el martes una ganancia neta de 5,986 millones de pesos (unos 297.1 millones de dólares) en el primer trimestre de 2018, frente a utilidades por 192 millones de pesos en el mismo período del año pasado.