El gigante alemán Deutsche Bank anunció este jueves una nueva pérdida neta en 2016, claramente más elevada de lo previsto, marcado por una caída en los ingresos, importantes multas y los costos de reestructuración.

El grupo con sede en Fráncfort registró una pérdida neta de 1,400 millones de euros en el 2016, anunció el banco en un comunicado financiero, segundo año consecutivo en rojo. En el 2015 registró una pérdida de casi 7,000 millones.

Este resultado es claramente peor a lo que pronosticaban los analistas interrogados por el proveedor de servicios financieros FactSet, que la evaluaban en unos 200 millones de euros.

El volumen de negocios cayó por su parte 10%, a unos 30,000 millones de euros, mientras que el resultado previo a impuestos registró una pérdida de 810 millones de euros.

En el 2016 el grupo fue multado, lo que perjudicó sus resultados. Como la mayoría de sus competidores, el Deutsche Bank se desenvuelve en un contexto de tasas de interés bajas, que complican las operaciones, y un endurecimiento de la reglamentación bancaria. En paralelo el grupo lanzó una importante reestructuración.

"Nuestros resultados para el 2016 se vieron duramente impactados por acciones decisivas decididas por la dirección para mejorar y modernizar el banco, así como por las turbulencias del mercado", comentó John Cryan, presidente del Deutsche Bank, citado en un comunicado.

En el cuarto trimestre del 2016 únicamente la pérdida neta del grupo ascendió a 1,900 millones de euros, lastrada principalmente por una importante multa de más de 7,000 millones de dólares para cerrar en Estados Unidos una investigación por el papel del banco durante la crisis de los créditos hipotecarios a riesgo "subprime".

Este y otros litigios tuvieron un efecto negativo de 1,600 millones de euros en los últimos tres meses del año, detalló el banco.

erp