Deutsche Bank anunció este jueves recortes en su división de gestión de bonos y acciones, en una importante reorganización de su problemática división de banca de inversión tras registrar una caída del 79% en su ganancia neta del primer trimestre.

Los recortes se traducirán en despidos y en una reducción de sus negocios con fondos de cobertura. El grueso de los recortes se centrará en Estados Unidos y Asia.

La decisión de llevar a cabo está reestructuración está dirigida a que el banco se centre más en los clientes corporativos y regrese a sus orígenes tras su crecimiento desenfrenado en todo el mundo durante las últimas décadas.

"Deutsche Bank está muy arraigado en Europa, aquí queremos proporcionar a nuestros clientes acceso a soluciones de financiación y tesorería a nivel mundial", dijo el consejero delegado Christian Sewing. "Esto es en lo que nos centraremos en el futuro".

La reducción de la plantilla es "dolorosa pero desgraciadamente inevitable para garantizar la competitividad de nuestro banco a largo plazo", dijo, sin dar una cifra.

El principal prestamista alemán no cumplió con las expectativas de los analistas el primer trimestre. El beneficio neto de 120 millones de euros estaba por debajo de la estimación de 379 millones, según una encuesta de Reuters.

También estaba por debajo de los 575 millones de euros registrados en el primer trimestre del año.

El anuncio del jueves pueden determinar la calificación crediticia de la deuda de la entidad, que influye en sus costes financieros.

erp