Deutsche Bank, el principal banco alemán, anunció este viernes una reducción de sus pérdidas en el 2017 e indicó estar “en buen camino” para volver a crecer.

El año pasado las pérdidas netas del banco de Frankfurt, sin incluir los intereses minoritarios, fueron de 512 millones de euros, menos que los 1,400 millones de euros del 2016 y de los casi 7,000 millones del 2015, señaló en un comunicado.

El resultado es inferior a las expectativas de los analistas consultados por el proveedor de servicios financieros FactSet, que preveían ganancias de 113 millones de euros.

Por su parte, la facturación cayó 12% en el 2017, hasta 26,400 millones de euros. Sin embargo, el resultado antes de impuestos fue positivo por primer vez desde el 2014, en 1,300 millones de euros.

“Todavía no estamos satisfechos de nuestros resultados, pero estamos en buen camino para un crecimiento duradero y una mejor rentabilidad”, dijo John Cryan, el presidente de Deutsche Bank, citado en el comunicado.

El último trimestre del año estuvo marcado por una pérdida neta de 2,200 millones de euros, provocada principalmente por una provisión de 1,400 millones de euros relacionado con la reforma fiscal en Estados Unidos.

La caída de la facturación afectó en particular al sector de banca de inversión, uno de los eslabones más débiles de Deutsche Bank desde hace años, que en el 2017 cayó 16%, hasta 14,200 millones de euros por la pérdida de clientes.

En la división de banca detallista, los ingresos bajaron 9% en el año, hasta los 10,200 millones de euros, y la firma cerró 190 sucursales en Alemania en el 2017.

mercados presionaron

Las pérdidas fueron provocadas por el complejo panorama en los mercados, la caída de sus ingresos y una reciente reforma tributaria en EU.

Los resultados peores a lo esperado aumentarán la presión sobre el presidente ejecutivo John Cryan para tratar de dar un giro al banco.

Durante su mandato de menos de tres años, Cryan ha estabilizado al banco, recaudado capital, diseñado una reestructuración, enfrentado desafíos legales y gestionado los pedidos de una mayor regulación.

Los inversionistas han pedido a Cryan que reduzca costos, pero el banco afirmó que anticipa gastos por 23,000 millones de euros en el 2018, más que los 22,000 millones de euros estimados previamente.

reestructuración

En marzo del 2017, Deutsche anunció una reestructuración que incluye la integración de su unidad de banca minorista Postbank con su propia banca para el consumidor de marca Deutsche Bank, además de la venta parcial de su unidad de gestión de activos.

Los ejecutivos de Deutsche Bank han advertido que la recuperación será compleja y que tomaría años, no trimestres. Las acciones de Deutsche Bank cayeron 6.21% el viernes en la Bolsa de Frankfurt, a 13.86 euros cada una, por sus malos resultados financieros.

[email protected]