Los analistas empiezan a revisar las valoraciones de Inditex tras la presentación de los resultados del 2017.

Los de Deutsche Bank han reafirmado su recomendación de comprar con un precio objetivo de 32.5 euros por acción. Una previsión que supone un potencial alcista de 29 por ciento.

La recomendación del banco germano gira sobre tres grandes ideas. La más importante tiene que ver con el impacto del efecto divisa en los márgenes brutos del ejercicio completo, lo que según Deutsche explica porque los márgenes de EBITDA cayeron 30 puntos básicos y deben tranquilizar a quienes están preocupados por la trayectoria del margen subyacente.

El año pasado, el margen bruto del dueño de Zara ascendió a 14,260 millones de euros, 7% más.

La compañía afirma que el efecto divisa le está penalizando en este apartado ya que, a tipo de cambio constante, el margen bruto sobre ventas sería de 56.8%, prácticamente igual.

Además, Deutsche destaca que el nuevo año financiero “ha comenzado sólidamente” (en las seis primeras semanas de su ejercicio 2018, hasta el 11 de marzo, sus ventas están creciendo a un ritmo de 9 por ciento).

También la mayor visibilidad del negocio online, lo que según el banco despeja incertidumbre.

Por primera vez, Inditex, ha desvelado en sus resultados el volumen que le aporta su negocio por Internet.

Las ventas online crecieron 41% hasta alcanzar un décima parte de la facturación neta total del grupo.

El martes, el gigante textil, propietario de la marca Zara, reportó una utilidad neta en el 2017 de 3,368 millones de euros, en alza de 7% y muy superior al de su gran rival, el grupo sueco H&M.