Se acerca el cierre del 2014 y en este preciso momento me gusta imaginar lo que viene de cara al próximo año, y en ese proceso suelo hacerme varias preguntas. Mi premisa es siempre la misma: todo lo que se tradea es mentira, los mercados son una permanente novela mexicana que nunca termina y las preguntas se reciclan una y otra vez. Hay una industria entera en Wall Street dedicada exclusivamente a poner y sacar de moda las historietas de siempre.

A esto se refiere el presente artículo, todas preguntas, no esperen respuestas. El espíritu de la nota de hoy, bien podría resumirse así: la baja del petróleo tiene enormes efectos en el equilibrio general de monedas y commodities. Entonces, me pregunto: ¿la desinflación adicional que esta enorme baja en petróleo ocasiona, preocupará aún más al Banco Central Europeo sobre su propia deflación y si ese es el caso se viene un QE más agresivo en euros que a su vez genere otra ola de caídas en el resto de commodities a pesar de todas las dudas que Draghi mostró el jueves pasado?

El colapso del petróleo ejerce sustanciales efectos en el equilibrio general. El petróleo tiene enormes impactos multi-dimensionales y ésta probablemente sea una de las grandes historietas con la que arranque el 2015 es más, hasta puede llegar a mutar al status de historia verídica , lo cual es bastante raro en estos mercaditos reflacionantes desde el 2008: ¿Qué impacto tendrá el colapso del petróleo en la política monetaria del G3? ¿Se viene una guerra de monedas y además de una guerra de commodities en 2015?

A propósito, la enorme baja en el petróleo es excelente noticia para Argentina dado su déficit energético. ¿Podrá la baja del crudo neutralizar la de la soja? ¿Podrá el colapso del crudo contagiar a los commodities alimenticios vía devaluación del euro? Parecería que ésto es excelente noticia para la deuda argentina en dólares, ¿se acentúa rally de la renta fija local para el 2015?

La caída del petróleo desde la última reunión de la OPEC ha sido enorme. Si bien la decisión se supo justo coincidiendo con el feriado de Día de Acción de Gracias en los Estados Unidos encontrando a un mercadito mundial muy ilíquido, el crudo se pegó un viaje violento de aproximadamente 75 a 65 dólares, y con ello sentó las bases para una pregunta que claramente abrirá como una de las determinantes para inicios de 2015: ¿Será la desinflación inducida por el petróleo una razón más para que los tres bancos centrales más importantes del mundo sigan muy activos con sus estrategias de flexibilización cuantitativa?, ¿La desinflación causada por el petróleo dará más espacio para la interminable rosca monetaria del G3?

Recordemos que una flexibilización cuantitativa tiene dos costos potencialmente altos:

  • A) Inflación tradicional
  • B) Generación de alguna burbuja en algún lugar del planeta. Precisamente, la significativa baja del petróleo le da un grado más de libertad al primer costo mencionado: inflación tradicional. Todo el mundo de alguna u otra forma consume petróleo para sus actividades económicas. En este sentido, la sustancial caída del petróleo pone una presión más a lo que claramente se presenta como un entorno de bajo crecimiento y cierta presión deflacionaria en el G3: Estados Unidos, Japón y Europa.

Entonces, ¿será esta baja del petróleo una razón más que incentive a la Reserva Federal, el Banco de Japón y al Banco Central Europeo a permanecer por más tiempo de lo que se pensaba en sumo estado de laxedad monetaria y mucho más propensos a extender en el tiempo sus respectivos planes de QE? En especial, ¿con una Europa que todavía no se decide a ejecutar QE, esta renovada presión deflacionaria causada por el colapso del petróleo le dará una razón más a Draghi para finalmente activar su propio misil monetario de una vez?

Si efectivamente la baja del petróleo exacerba lo que ya claramente es un estado de quasi-deflación en Europa ¿Generará este colapso un golpe final de gracia para que se venga en QE europeo en 2015? Lo interesante es que si esto ocurre y dada la correlación positiva entre el euro y los commodities, tendremos esta vez una ola de ventas masiva de commodities generado en primera instancia por la baja del precio del petróleo. Y para ser más claro: el desplome del crudo podría generar una mayor QE en Europa que a su vez ocasionaría una mayor depreciación del euro, y asimismo podría generar caídas de todos los commodities, no sólo petróleo. Entonces, ¿el colapso del petróleo se estaría llevando puesto a toda la clase de activos de los commodities? A menos, que se genere un quiebre de correlación y las materias primas dejen de seguir la baja del euro, no es la primera vez que las correlaciones se hacen catrosca. ¿El 2015 podrá sorprendernos con un euro colapsando y commodities raleando?

Interesante imaginar a un 2015 que parecería tener ganas de abrir con varias guerras en mercados financieros:

  • a) ¿Productores de petróleo tradicional derrumbando precios para evitar que fuentes alternativas le compitan, una guerra de break-evens para eliminar competidores?
  • b) ¿Japón devaluando más rápido que Europa para evitar que esta última le saque la tímida recuperación económica de los últimos 12 meses?

Y más aún resultaría interesante imaginar qué pasaría si estas guerras se exacerban en ausencia de alguna decisión importante de la Reserva Federal (Fed). Si este entorno deflacionariamente acentuado por causa del petróleo induce a Japón y Europa a aumentar la agresividad de sus respectivos QE's, ¿La Fed se va a quedar mirando sin hacer nada? No lo creo.

* Artículo escrito por German Fermo, Director de MacroFinance en Argentina.

[email protected]