La última esperanza de los inversionistas estaba puesta en las medidas que pudiera anunciar el Banco Central Europeo (BCE) para atenuar la crisis en la zona euro, pero el instituto central falló y la negativa reacción en los mercados no se hizo esperar, sobre todo, para aquellos con mayores presiones en la región.

Los mercados esperaban que el BCE, bajo el mandato de Mario Draghi, retomara la compra de deuda soberana de países periféricos. Pero no fue así.

El italiano se limitó a decir que el instituto está analizando medidas no convencionales y que la compra de bonos vendría una vez que los gobiernos en problemas soliciten apoyo al fondo de estabilidad de la región.

La negativa respuesta de los mercados europeos no se hizo esperar, en particular, en los mercados de deuda de España e Italia.

Ambos países se encuentran en la mira de la región como los próximos en solicitar ayuda a la región. Principalmente, España atraviesa problemas no sólo de la banca sino de las comunidades autónomas.

De esta manera, la tasa de interés del bono español a 10 años cerró en 7.1% y la prima de riesgo en 593 puntos, niveles de los cuales se había alejado la semana pasada.

En tanto, en Italia el diferencial del bono transalpino a 10 años con su similar alemán se amplió a 511 puntos base.

En los mercado accionarios,la historia fue la misma: el principal índice de la Bolsa de Madrid, el Ibex-35, tuvo su peor jornada desde el 20 de julio al caer 5.2%, mientras que en Milán el índice bursátil FTSE MIB perdió 4.6 por ciento.

Ha habido un giro en la retórica desde el ‘nosotros haremos’ de la semana pasada al ‘nosotros haríamos’ de hoy (…).

Parece que el terreno sigue estando listo para que actúe el BCE, pero eso no va a ocurrir esta semana y causa cierta decepción , dijo a Reuters, Joshua Raymond, jefe de Estrategia de City Index.

De acuerdo con Intercam, el mercado no se quedó en blanco . En las siguientes cinco semanas, el BCE podría anunciar otro programa de compra de bonos con condiciones explícitas para determinar los montos y países a los que se podrá ayudar .

La inacción del BCE también golpeó a los mercados del otro lado del Atlántico.

Los principales índices bursátiles en Nueva York sumaron su cuarta jornada a la baja, con el S&P marcando un retroceso de 0.74%; el Dow Jones, de 0.71%, y el Nasdaq, una caída de 0.36 por ciento.

Es decepcionante que no haya llegado (el BCE) con ninguna medida concreta (…). El jueves fue todo Europa, pero el viernes por la mañana todo será empleo (en Estados Unidos), una discusión totalmente separada y que, ciertamente, tendrá impacto sobre los mercados , dijo al Wall Street Journal, Andrew Fitzpatrick, director de Inversiones de Hinsdale Associates.

Hoy se espera conocer en Estados Unidos el reporte mensual de empleo para julio. El consenso espera que la tasa de desempleo se mantenga en 8.2% y que se hayan creado 100,000 nuevas plazas durante el séptimo mes del año.

Bajo esta coyuntura, los mercados mexicanos cerraron la sesión también a la baja.

En la Bolsa Mexicana de Valores, el principal índice, el IPC perdió 0.11% a 40,759 puntos; mientras que en el mercado cambiario el peso se depreció 0.7% a 13.3931 unidades por dólar.

Cifras para destacar

  • 7.1 % fue el rendimiento que ofreció la tasa del bono español a 10 años.
  • 593 puntos fue el nivel de la prima de riesgo española, de donde se alejó la semana pasada.