La caída de 1.81% de los precios agropecuarios (en especial del jitomate) logró que la inflación bajara de 4% durante febrero para colocarse en 3.87%, al presentar una variación mensual de 0.20%, es decir menos de los esperado, según informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Sin embargo, el índice de la canasta básica creció 0.48% con una variación anual de 5.85%, debido a que siguen pesando en el presupuesto familiar el alza en otros productos indispensables como la tortilla, frijol y pollo, además de la gasolina y los cigarrillos.

Aun así las presiones hacia adelante se redujeron. Se anticipa con el resultado del Índice Nacional de Precios Productor que mostró una baja de 0.05 por ciento. Analistas reiteraron que se espera un repunte en marzo.

En febrero se registró el efecto jitomate en favor de la inflación. Precisamente en ese mes entra la producción de Sinaloa, la más fuerte del país, con una participación de 22% del total y tira los precios.

El jitomate bajó más de 30% tanto para los consumidores en general como para los productores, al venderse entre 12 y 8 pesos el kilo al menudeo y mayoreo, respectivamente.

Las amas de casa también se beneficiaron de las reducciones en los costos de la cebolla y la calabacita.

INTERNET Y TENENCIA

En servicios, Internet se abarató 3.51% y los trámites vehiculares 30.47% como consecuencia de que en 26 entidades de la República ya se eliminó la Tenencia.

Mientras que para los productores jugó en favor el descenso de 17.14% del gas natural, pero tuvieron que pagar más por servicios como los prestados por abogados y notarios que al parecer están ajustando sus precios ante la eventual entrada de la nueva ley de prevención e identificación de recursos de procedencia ilícita, entre otras causas.

De acuerdo con un reporte del INEGI, el maíz blanco ha tenido una tasa de crecimiento anual de casi 17% en los últimos meses, debido a las condiciones climatológicas.

[email protected]