Adidas advirtió el miércoles que la depreciación de las monedas de varios mercados emergentes, en especial el rublo, dañará sus resultados en el 2014 y representa una amenaza para los del 2015, incluso con una mejoría en las ventas por el Mundial de Futbol.

La segunda más grande compañía de ropa deportiva del mundo, que ha estado perdiendo terreno ante el líder Nike, registra casi la mitad de sus ventas en mercados emergentes, donde las monedas locales se han depreciado en los últimos meses.

La situación cambiaria, como está ahora, representa un riesgo significativo para el logro de nuestros objetivos , comentó el presidente ejecutivo de la firma alemana, Herbert Hainer, en una conferencia de prensa.

No podemos ignorar la debilidad significativa del rublo ruso desde comienzos de año, así como tampoco la incertidumbre cambiaria en la región, lo que ha añadido un riesgo considerable a nuestros resultados en euros , explicó el directivo.

Adidas tiene un objetivo de ventas de 17,000 millones de euros (23,400 millones de dólares) y de un margen operacional de 11% para el 2015. Ambas metas son ambiciosas, dado el nuevo objetivo de un margen de 8.5 a 9% para el 2014 y la caída de 3% en las ventas del 2013, a 14,500 millones de euros.

Nike, que está desafiando el dominio de Adidas en el mercado del futbol y se ha estado expandiendo en Europa occidental -territorio base de la alemana-, prevé sumar 10,000 millones de dólares en ventas entre el 2014 y el 2017 para alcanzar 36,000 millones, luego de generar ingresos por 25,300 millones de dólares en el año fiscal 2013.

Adidas afirmó que sus ventas en Europa crecieron 1.9% en su cuarto trimestre finalizado el 31 de diciembre, pero que cayeron un 7% en todo el año.

Sus acciones, que han perdido 10% este año por preocupaciones cambiarias, cayeron 2.95% en la Bolsa de Frankfurt.

Para este año, la alemana prevé que los efectos cambiarios restarán cerca de cinco puntos porcentuales al crecimiento de sus ventas y reducirán su ganancia operacional entre 150 y 250 millones de euros.

Lo anterior podría llevar a la compañía a elevar los precios en forma selectiva y, si las tendencias cambiarias persisten, podría incluso optar por cambiar sus prioridades de inversión o su modelo de negocios durante el presente año, comentó el jefe financiero de la firma, Robin Stalker.