Las cadenas de tiendas departamentales El Puerto de Liverpool y Palacio de Hierro vuelven a Bolsa en busca de financiamiento. Esta vez usarán los recursos para pagar parte de sus pasivos con el fin de fortalecer su liquidez y para fines corporativos en general.

El pasado viernes Liverpool realizó la venta de bonos, vía la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), con los que obtuvo 5,000 millones de pesos, monto en el rango siperior previsto.

El Palacio de Hierro  acaba de presentar una solicitud a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) para emitir deuda por 3,000 millones de pesos, que pagará en siete años.

Especialistas del mercado anticipan que algunas compañías pudieran verse presionadas durante la subasta de sus certificados bursátiles en el mercado local porque inversionistas estarían dispuestos a prestarles, pero con un interés más alto.

“Los inversionistas podrían pedir mayores sobretasas de salida ante una limitada demanda por bonos corporativos y por la presión esperada en emisores que participan en sectores que consideramos como más vulnerables frente a la pandemia y la recesión económica”, dijo Tania Abdul Massih, directora del área de Deuda Corporativa de Banorte.

Las tiendas departamentales en el país han sufrido por la pandemia del Covid-19, que orilló al confinamiento social y el llevó al cierre de tiendas (a finales de marzo y reiniciaron operaciones en julio pasado) para evitar la propagación del virus.

Impacto prolongado

Fitch Rating, la calificadora de riesgo crediticio, ve un impacto prologando en este tipo de negocios ante una esperada caída en el gasto discrecional de los consumidores mexicanos, que podría prolongarse hasta 2021 sin dejar a un lado los efectos de la pandemia.

El Puerto de Liverpool por los nuevos títulos que acaba de emitir pagará a los inversionistas una tasa de interés bruta anual de 8.03%, que se mantendrá fija durante la vigencia de la emisión, según lo expuesto en el aviso de la oferta pública.

Estos recursos los usará la departamental “para usos corporativos generales”.

La compañía ha resultado afectada por la pandemia del Covid-19 ante el cierre obligado de sus tiendas en todos los segmentos, incluidos los de formato Suburbia, con lo que sus ingresos se vieron mermados en casi 59% entre los meses de abril a junio pasado, reportando una cantidad de 14,746 millones de pesos.

Grupo Palacio de Hierro planea realizar su oferta el próximo 4 de septiembre en la BMV para refinanciar deuda bancaria. La empresa que es parte del Grupo Bal que pertenece al empresario Alberto Baillères, presentó recursos en caja y valores líquidos por un total de 4,475 millones de pesos y deuda de corto plazo de 2,074 millones de pesos. En abril de 2020, la compañía utilizó su línea revolvente comprometida por 1,000 millones de pesos como respaldo ante cualquier eventualidad, dada la coyuntura actual, según Fitch Rating.

“El Grupo tiene la suficiente flexibilidad para mitigar el impacto de la pandemia, sin que esto afecte sustancialmente su calidad crediticia en el largo plazo. Para el cierre de 2020, los ingresos consolidados caerán en alrededor de 30% y su EBITDA disminuirá cerca de 53%”, opinó Fitch, que califica a la emisora con “AAA”, la nota con la más alta calidad crediticia y una baja expectativa de riesgo de incumplimiento.

Esta es la tercera emisión de deuda que hará Palacio de Hierro de un programa que tiene por hasta 10,000 millones de pesos. En octubre del 2019 debutó en el mercado de deuda corporativa de largo plazo.

Con aquella oferta levantó 5,000 millones de pesos, la cual tuvo una sobredemanda de cuatro veces el monto recaudado. Se colocaron dos tramos, una por 1,000 millones de pesos a una tasa variable de 8.10% a un plazo de 3.5 años; otro fue por 4,000 millones de pesos a tasa fija de 7.84%, con vencimiento a 10 años.

judith.santiago@eleconomista.mx