El creciente consumo de combustible de China volvió a impulsar el alza de la demanda global de crudo en el 2011, superando las previsiones de la Agencia Internacional de la Energía en más de 150,000 barriles por día (bpd), aunque una economía en desaceleración redujo el incremento frente al año previo.

La demanda implícita de petróleo en el 2011 en el segundo mayor consumidor de combustible subió 6.8% o 590,000 bpd interanuales, según cálculos de Reuters basados en datos preliminares del Gobierno. Eso superó la proyección de la AIE de un crecimiento de 430,000 bpd.

Diciembre vio un consumo de 9.64 millones de barriles por día, su máximo nivel mensual, mientras que el consumo anual fue de 9.24 millones de bpd.

El incremento de 6.8% en la demanda fue más lento que el crecimiento de dos dígitos del 2010, ya que una política monetaria más severa y una caída de la demanda externa de bienes de la segunda mayor economía del mundo ralentizaron el crecimiento.

La demanda implícita se calcula usando la utilización refinera más las importaciones netas de combustible, aunque excluye los cambios en los inventarios de petróleo, que China no suele publicar.

ros