Londres- Los precios del cobre cayeron este miércoles, tras alcanzar su mayor nivel en dos semanas, debido a un fuerte avance del dólar y luego de los comentarios sombríos del jefe de la Reserva Federal, Ben Bernanke, sobre la economía estadounidense.

El cobre a tres meses en Londres bajó a 8,499 dólares la tonelada desde los 8,600 dólares del cierre del martes. En la jornada, el contrato alcanzó un mínimo de 8,535 dólares por tonelada y un máximo de 8,695.25 dólares, su mayor nivel desde el 10 de febrero.

En Nueva York, el contrato para mayo cerró con una pérdida de 4.20 centavos, a 3.8795 dólares por libra, tras operar entre 3.8050 y 3.9615 dólares.

El metal cayó fuertemente debido a que el euro retrocedió a su menor nivel de sesión frente al dólar y analistas dijeron que el testimonio de Bernanke sugiere que el banco central de Estados Unidos no se comprometería en un nuevo alivio cuantitativo a corto plazo.

Un dólar fuerte hace a las materias primas denominadas en esa divisa más caras para los tenedores de otras monedas.

El optimismo del mercado del cobre también se desvaneció tras la inyección de liquidez que realizó el banco central europeo en un esfuerzo por aliviar las finanzas de la región.

El Banco Central Europeo asignó este miércoles 529,531 millones de euros (unos 710,000 millones de dólares) en una operación de liquidez a tres años, una cifra levemente mayor a la esperada que apuntala las esperanzas de que fluya más crédito a las empresas y de que los costos de endeudamiento de los gobiernos de la zona euro sigan cayendo.

En tanto, la economía estadounidense creció más rápido que lo que se esperaba, gracias a mejores cifras sobre el gasto del consumidor y de las empresas, dijo el miércoles el Gobierno.

Los analistas dicen que es necesario un aumento de la anémica demanda de China para que los precios del metal sostengan sus avances.

China es el mayor consumidor mundial de metales y el año pasado representó 40% de la demanda de cobre refinado. La demanda del país ha demorado en repuntar desde las festividades por el Año Nuevo Lunar a fines de enero, pero algunos indicadores macroeconómicos podrían ayudar a impulsar los precios del cobre.

ros