Deutsche Bank defraudó las expectativas del mercado en el primer trimestre después de que el mayor banco alemán se viese impactado por cargos extraordinarios y una debilidad de los mercados que dañó sus resultados de intermediación y gestión de activos.

El beneficio antes de impuestos del grupo se situó en 1,900 millones de euros, por debajo de los 3,000 millones del mismo trimestre de 2011 y de los 2,400 millones que esperaban los analistas consultados por Reuters, debido a unos cargos por litigios y un ajuste del valor de su inversión en Actavis.

El beneficio antes de impuestos en la división banca corporativa y valores, tradicionalmente el principal motor de los beneficios de Deutsche, cayó a 1,700 millones de euros desde los 2,300 millones en un complicado entorno, según el banco.

Deutsche Bank dijo que aunque la evolución general fue sólida, con un incremento de la actividad de sus clientes en comparación con la segunda mitad de 2011, sigue siendo menos favorable que un año antes. Las condiciones de la economía mundial son todavía desafiantes, dijo la entidad.

"Con este telón de fondo los mercados financieros siguen cautelosos como hemos visto en abril, con un apetito inversor por el riesgo marcadamente inferior", dijo el consejero delegado Josef Ackermann.

Una recuperación económica beneficiará principalmente a los bancos estadounidense, a juicio de Ackermann, que dijo que los bancos de la eurozona, particularmente los del sur de Europa, podría sufrir "tiempos aún más duros".

La semana pasada, la fortaleza de los mercados de renta fija ayudó a rivales como Morgan Stanley y Bank of Americaa superar las previsiones del mercado con sus resultados trimestrales, ya que las medidas del Banco Central Europeo para levantar los mercados neutralizaron la inquietud por la crisis de deuda de la eurozona.

Los ingresos por renta fija de Deutsche bajaron 8% interanual hasta marzo.

Deutsche dijo también que el ratio de core capital tier 1 mejoró al 10% al cierre de marzo, desde 9.5% de finales de 2011.

En bolsa, las acciones de Deutsche Bank bajaban 3.8%, presionando al sector europeo 1.7 por ciento.

ros