Las Empresas listadas en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) fueron afectadas en el 2016 por la debilidad del peso mexicano, sobre todo aquellas que mantienen altos niveles de deuda en dólares y las que son importantes importadoras de materias primas.

El año pasado la divisa mexicana registró una pérdida de valor acumulada de 19.92% frente al dólar de Estados Unidos, un nivel no visto desde la crisis financiera del 2008, cuando la moneda local registró una devaluación de alrededor de 27 por ciento.

Dentro de las emisoras con un alto nivel de endeudamiento en dólares se encuentra la empresa más grande de telefonía de Latinoamérica América Móvil (Amx).

Sus pasivos alcanzaron los 805,763 millones de pesos al cierre del 2016 según datos dados a conocer en su reciente reporte trimestral que, con respecto a lo reportado en el 2015 de 754,913 millones de pesos, resultó un incremento de 50,850 millones de pesos tan sólo por el efecto cambiario.

Amx presentó un débil reporte trimestral, debido a la debilidad del peso mexicano y a los problemas económicos en Brasil, afectando su flujo operativo (EBITDA), el cual registró una caída de 4.12% al pasar de 267,128 a 256,122 millones de pesos hacia el cierre del 2016. Sus ventas cayeron 75.33% y los ingresos apenas subieron 9.14 por ciento.

Altos costos

El sector de las aerolíneas también fue afectado por la debilidad del peso mexicano.

Una de las firmas más afectadas fue Volaris, cuyos resultados al cuarto trimestre del 2016 fueron poco favorables, después de que la alta volatilidad cambiaria y los mayores precios del combustible impactaron negativamente en sus márgenes.

La volatilidad en el tipo de cambio se ha vuelto una constante en el último año para la aerolínea de ultra bajo costo, provocando que la empresa siguiera con presión en sus costos por arrendamiento de aeronaves y motores, costos de servicios aeroportuarios internacionales y gastos de mantenimiento, ya que éstos están denominados en dólares.

Los analistas del sector comentaron que la depreciación del peso cercana a 20% registrada el año pasado, y los mayores precios del combustible impactaron negativamente en los márgenes de la aerolínea.

En ese sentido, la aerolínea reportó un margen de EBITDA ajustado de 34.1% para el cuarto trimestre, representando un decremento en margen de 2.9 puntos, aunque después de anuncio de sus resultados, la acción cayó 5.76% al pasar de un precio de 29.50 a 27.80 pesos.

Por otro lado, la embotelladora regiomontana Coca-Cola FEMSA (KOF), la más grande del sistema Coca-Cola en el mundo, destacó en su reporte trimestral de resultados que por el efecto cambiario su deuda se acrecentó en 22,179 millones de pesos.

La deuda de corto plazo de KOF se ubica en 3,052 millones de pesos, mientras que el pasivo de lago plazo se encuentra en 85,857 millones de pesos hacia el cierre del 2016.

La deuda de la refresquera regiomontana KOF se incrementó por la devaluación del peso frente al dólar, aplicada a la posición de sus pasivos denominados en dólares y la contratación de nueva deuda derivada de la adquisición de Vonpar.

Deja de brillar

El sector minero tampoco estuvo exento a la debilidad de la moneda local, pese a tener cobertura natural por sus ventas en el exterior.

Tal fue el caso de Grupo México que mantiene un alto nivel de deuda en moneda extranjera, la cual, de acuerdo a su reporte anual del 2016, asciende a 8,177 millones de dólares.

Con la depreciación del peso mexicano de alrededor de 19.92% durante el 2016, la empresa minera registró una pérdida acumulada en de 18,997 millones de pesos en el mismo periodo.

Por su parte, el conglomerado industrial Alfa fue afectado de manera importante por la depreciación del peso mexicano.

Según cifras de su informe de resultados anual, la deuda neta creció 47% en el 2016, al pasar de 82,340 millones a 120,754 millones de pesos.

La empresa del sector petróquimico Nemak resultó otras de las emisoras deterioradas por la fortaleza del dólar, sobre todo en la parte de sus costos de venta, pues durante el cuarto trimestre del 2016, mostró un aumento de 8.8%, al pasar de 14,989 millones de pesos a 16.310 millones de pesos.

Adicionalmente, el costo relativo a las ventas disminuyó en 2.6% en el cuarto trimestre, donde la principal razón es por el efecto de la depreciación del peso sobre los costos denominados en dólares.

El otro lado de la moneda: las beneficiadas

Una de las empresas más beneficiadas por el efecto cambiario es Grupo Bimbo,cuyas ventas netas subieron 15.04% a 252,141 millones de pesos el año pasado, por el beneficio cambiario en Norteamérica, Latinoamérica y Europa.

La debilidad del peso ayudó a mejorar su flujo operativo (EBITDA) que subió 25.26%, a 26,520 millones de pesos.

La minorista Chedraui también salió favorecida, luego de que su reporte financiero fuera positivo gracias al beneficio cambiario que tuvo por las ventas realizadas en el mercado de Estados Unidos que crecieron el 25.6 por ciento.

Su EBITDA creció 15.38% a 5,747 millones de pesos hacia el cierre del 2016. Su margen de EBITDA fue de 6.2%, 15 puntos base mayor al obtenido en el mismo lapso del año anterior.

Más nachos en EU

El sector de alimentos también tuvo saldo positivo por la debilidad del peso. Las ventas de la productora de harina de maíz Gruma subieron 24% en el cuarto trimestre del 2016, a 18,819 millones de pesos, mientras su EBITDA creció 19.97% a 10,964 millones de pesos.

El reporte positivo de Gruma se derivó de las ventas realizadas en EU y Centroamérica, lo que le benefició la depreciación del peso mexicano.

La embotelladora Arca Continental presentó buenos resultados, tras presentar un aumento en sus ingresos de 22.51% a 93,666 millones de pesos en el 2016, así como el EBITDA que creció 28.58% a 20,946 millones, y la utilidad neta repuntó 24.66% a 9,034 millones de pesos al cierre del 2016.

Los números positivos de la segunda refresquera de Coca-Cola más grande de América Latina, fueron impulsados básicamente por la debilidad del peso mexicano, tras las ventas realizadas en el mercado de Estados Unidos.

Debilidad del peso

[email protected]