Londres- El cobre cayó este miércoles porque la incertidumbre en torno a la demanda mantenía la cautela entre los inversionistas, la cual se intensificó por la caída en noviembre de los permisos de construcción de casas en Estados Unidos, mientras el mercado también estaba atento a las discusiones por el "precipicio fiscal".

Los analistas dicen que la demanda física de cobre sigue decaída, lo que probablemente hará que los precios del metal, utilizado para generación eléctrica y construcción, se mantengan en un rango ajustado.

Los republicanos intentaron el martes lograr mayores concesiones de la Casa Blanca sobre un plan para subir los impuestos, en una maniobra política para alcanzar un acuerdo que evitaría que la economía estadounidense enfrente el denominado "precipicio fiscal" de alzas tributarias y recortes en el gasto público el 1 de enero.

El cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME) cerró a 7,926 dólares por tonelada, una caída de 1.2% respecto del cierre del martes de 8,024 dólares la tonelada.

Operadores dijeron que los datos del sector inmobiliario de Estados Unidos elevaron las dudas sobre las perspectivas de la demanda del cobre.

Desde del alza de precios de casi 8% registrada desde mediados de noviembre hasta máximos de dos meses el 12 de diciembre, el impulso ha comenzado a ceder y los inversionistas están recortando sus posiciones de riesgo antes del fin de año.

El metal acumula ahora un alza de más de 5% en el año. El metal también encontraba apoyo en el alza del euro a máximos de siete meses y medio frente al dólar, después de un dato que mostró que la confianza empresarial en Alemania subió por segundo mes consecutivo en diciembre.

Un dólar más débil hace que las materias primas que cotizan en la moneda estadounidense sean más baratas

ros