Nueva York - Los futuros del crudo en Estados Unidos subieron este lunes, pero cerraron bien por debajo de sus máximos de sesión, luego que débiles datos de manufactura estadounidenses recortaron el alza producida tras sólidas cifras de China y las tensiones en Oriente Medio.

El contrato para enero subió 18 centavos, o 0.20%, para cerrar en 89.09 dólares por barril, tras cotizar entre 88.66 y 90.33 dólares.

El crudo Brent para entrega en enero cayó 0.31 dólares, a 110.92 dólares por barril, d e vuelta por debajo de su promedio móvil de 200 días de 111.34 dólares y tras alcanzar 112.33 dólares en la sesión.

Sondeos del sector público y privado del vasto sector manufacturero chino mostraron que la actividad se aceleró en noviembre, lo que se sumó a la evidencia de que el crecimiento económico en el segundo mayor consumidor de crudo del mundo está reactivándose tras siete trimestres de lento crecimiento.

Sin embargo, el alza fue limitada tras conocerse que el sector manufacturero de EU se contrajo inesperadamente en noviembre, a su menor nivel en más de tres años, según un informe sobre la industria emitido por el Instituto de Gerencia y Abastecimiento (ISM, por su sigla en inglés).

Los inversionistas se mantienen cautelosos sobre la demanda por petróleo debido a la incertidumbre sobre negociaciones respecto a alzas de impuestos y recortes de gastos que los inversionistas temen que puedan hacer que la mayor economía del mundo vuelva a caer en recesión.

Pero las tensiones en Oriente Medio siguieron aumentando los temores sobre posibles interrupciones del suministro en la región y apuntalan a los precios del crudo.

Ahora los inversionistas esperarán los datos de producción industrial y de comercio de China que serán divulgados este mes para confirmar la aparente reactivación del crecimiento de la economía del gigante asiático.

ros