Nueva York- El dólar cotizaba este lunes cerca de su máximo nivel en casi un mes contra el euro tras un positivo dato del empleo estadounidense divulgado la semana pasada, que redujo las probabilidades de un nuevo estímulo monetario por parte de la Reserva Federal.

Previamente en la sesión global, el dólar tocó su nivel más alto en casi siete semanas frente a una cesta de monedas de referencia, mientras analistas aguardaban un mayor fortalecimiento del billete verde en caso de que los datos de Estados Unidos sigan mostrando señales de recuperación económica.

Ello contrasta con la zona euro, donde se espera que la divisa única luche en las próximas semanas mientras un alivio en la reestructuración de la deuda de Grecia abre camino a los temores sobre el crecimiento del bloque y riesgo de contagio. Operadores dijeron que había inversionistas buscando vender el euro en los rebotes.

Pero pese a las buenas noticias del viernes de una sólida ganancia en el mercado laboral estadounidense, los inversores no estaban tomando grandes posiciones en el dólar antes de una reunión de política monetaria de la Reserva Federal el martes, esperando pistas respecto al pensamiento del banco central sobre la economía estadounidense.

"El mercado está enfocado un poco más en lo que parece una mejoría de la economía estadounidense y cómo se traducirá en la política de la Fed hacia adelante", dijo Omer Esiner, jefe analista de mercados de Commonwealth Foreign Exchange en Washington.

Aunque nadie espera ninguna sorpresa en la reunión de la Fed el martes, "si la tendencia de datos positivos continúa, ciertamente ello llevaría a la Reserva Federal a ajustar el panorama para una eventual normalización de la política", agregó.

El euro se mantuvo sin cambios en 1.3113 dólares en la apertura de la sesión de Nueva York, luego de haberse hundido a su nivel más bajo desde el 16 de febrero. Se citaron órdenes de detener pérdidas en 1.3150 dólares.

El índice dólar se elevó a 80.132, su nivel más alto desde el 25 de enero, antes de devolverse a 79.869. El índice dólar subió con fuerza luego de que el dato laboral en Estados Unidos mostrara que los empleadores sumaron más de 200,000 puestos por tercer mes consecutivo en febrero, indicio de que la recuperación ganaba ritmo.

"Menos alivio cuantitativo en Estados Unidos es positivo para el dólar (...) Creo que al dólar le irá mejor contra el yen, el euro y la libra", dijo el estratega de RBS Paul Robson.

"En Europa, los datos más débiles están en los países con la posición fiscal más débil, lo que es preocupante y es todavía justificación para vender euros en cualquier escalada", agregó.

RBS espera que el euro caiga a 1.26 dólares en los próximos dos a tres meses.

El euro se veía en problemas frente al yen y el dólar mientras los operadores centraban su atención en el próximo país de la zona euro que podría tener que reestructurar sus obligaciones de deuda.

El viernes, Grecia dio los pasos finales para reestructurar su deuda al usar una ley para obligar a los acreedores privados que no se sumaron inicialmente al canje a intercambiar sus bonos por otros nuevos con valores considerablemente menores.

Aunque esto pavimentó el camino para un nuevo rescate de Grecia, hubo pocas señales de alivio en los mercados de deuda de Italia y España, donde los rendimientos de los bonos soberanos subieron. Todas estas preocupaciones probablemente lleven al euro hacia los 1.30 dólares e incluso menos en las próximas semanas.

Además de la reunión de la Fed estadounidense, otro punto de interés del mercado será una decisión de política monetaria del Banco de Japón, también a conocerse el martes.

El dólar cayó 0.3% contra el yen a 82.14 yenes, mientras los inversores apuestan que el 6,8 por ciento de avance de este año es demasiado grande y demasiado rápido, particularmente tras tocar un máximo de casi 11 meses el viernes.

El dólar australiano bajaba 0.7% a 1.0493 dólares, luego de que China reportó un déficit comercial de 31.500 millones de dólares, pese a las expectativas de un saldo negativo de solo 5,000 millones de dólares, aumentando los temores sobre el panorama de la segunda economía mundial.

ros