El índice Ibex-35 de la Bolsa de Madrid se hundió 3.99% a 7,079.20 unidades, a mínimos de más de tres años, con lo que lideró las pérdidas de las bolsas europeas, arrastrado por las acciones de los sectores energético, de construcción y financiero.

A lo anterior se sumó la creciente incertidumbre sobre la deuda ibérica, previo a una subasta clave en España.

Así, el Ibex apuntó su mayor caída desde el 22 de septiembre a su peor nivel desde el 9 de marzo del 2009, cuando finalizó en 6,817.40 puntos; de esta manera, en abril acumula un retroceso de 11.60% y en lo que va del 2012 pierde 17.36 por ciento.

Los títulos de Sacyr, el segundo mayor accionista de Repsol, fueron los que registraron la mayor pérdida en el índice, al hundirse 10.31 por ciento.

En tanto, los títulos de la eléctrica vasca Iberdrola se desplomaron 7.87%, luego de que la constructora ACS anunciara que venderá 3.7% de su participación en un intento por disminuir su deuda; sus títulos cayeron 6.06 por ciento.

Por otra parte, en medio del proceso de estatización de su filial YPF en Argentina, las acciones de Repsol perdieron 6.21%, mientras que en Nueva York su ADS perdió 6.62 por ciento.

En este contexto, Societé Générale bajó la recomendación de los papeles de Repsol a mantener desde comprar , mientras que Natixis bajó su precio objetivo a 17.2 desde 21.5 euros. Asimismo, Credit Suisse lo bajó a 20 desde 25 euros y Nomura a 20 desde 24 euros.

Mientras tanto, los títulos del sector financiero fueron afectados debido a que la morosidad en del sistema financiero subió en febrero a 8.15%, el mayor nivel de 18 años, mientras que el crédito volvió a contraerse.

Por lo que las acciones de Bankinter perdieron 6.84%, para ser la tercera de peor desmpeño en el índice.

Los papeles de Telefónica, el valor de mayor capitalización del mercado, cayó 4.15%, al que Citigroup colocó en la lista de sus valores menos predilectos.

Asimismo, la incertidumbre sobre si España será capaz de cumplir con la pesada deuda y sus objetivos de déficit, pese a los últimos recortes presupuestales que ha anunciado, siguieron afectando al mercado.

Ayer, el rendimiento del bono referencial a 10 años bajó a 5.8%, con lo que la prima de riesgo se relajó a 410, los inversionistas se mostraron cautelosos previo a la subasta que realizará hoy el Tesoro español, en la que intentará vender hasta 2,500 millones de euros en bonos a dos y 10 años.

En Italia, el índice FTSE-MIB cayó 2.42% a 14,580.15 luego de que el gobierno elevara su meta para el déficit presupuestario del 2012 a 0.50% del PIB desde una meta de 0.10 por ciento.

Mientras que el DAX de Alemania y el CAC-40 de Francia perdieron 1.01 y 1.59%, respectivamente, a la espera de la subasta española.

El FTSE 100 de Londres bajó 0.38%, las pérdidas fueron limitadas por el alza en el sector minero.

Stefan Hofrichter, economista principal en Allianz Global Investors, dijo en una nota: En general seguimos teniendo una postura moderadamente positiva con respecto a los activos de riesgo, aunque éste no será un año espléndido .

Agregó: En el futuro creo que probablemente podremos contar con los bancos centrales para que nos ayuden a evitar un escenario de extremo riesgo .

Contrario a lo anterior, Wall Street se desligó de las preocupaciones de Europa, aunque los principales índices accionarios cerraron con pérdidas luego de que los reportes de IBM e Intel no dejaran satisfechos a los inversionistas.

Así, el Dow Jones bajó 0.63%, mientras que el S&P 500 descendió 0.41 por ciento. El tecnológico NASDAQ retrocedió 0.37%, la caída fue limitada debido a un alza en los títulos de Yahoo! tras favorables resultados trimestrales.