Un comité técnico conjunto de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y países fuera del grupo indicó que el cumplimiento del acuerdo global para reducir la producción petrolera alcanzó un nuevo máximo en febrero y que el exceso de inventarios está cayendo con rapidez, acercando a los productores al objetivo inicial de su pacto.

La OPEP y sus aliados cumplieron en 138% los recortes previstos el mes pasado, informó el cártel, por encima de 133% de enero y a su nivel más alto desde que comenzó el acuerdo en enero del 2017.

La OPEP, Rusia y otros productores ajenos al grupo ampliaron el pacto hasta finales del 2018, incluso aunque fuentes del cártel dijeron que se espera que el mercado se equilibre entre el segundo y el tercer trimestre.

nuevo debate

El rápido descenso del exceso de oferta petrolera animará ahora el debate sobre cuánto más deben durar las medidas, aunque el mayor exportador del mundo, Arabia Saudita, aseguró que es muy pronto para discutir una estrategia de salida. Un pánel ministerial se reunirá en abril para revisar el acuerdo.

“El comité destacó que todos los países participantes deberían esforzarse por lograr o superar la plena conformidad con sus ajustes voluntarios de producción”, señaló el comunicado de la OPEP.

“Febrero continuó con el acelerado reequilibrio visto en los últimos meses”, refirieron.

El objetivo original del acuerdo de reducción de bombeo era reducir los inventarios de crudo en las economías desarrolladas hasta su promedio de cinco años.

En febrero, los inventarios estaban 44 millones de barriles por encima de ese nivel, indicó la OPEP, lo más cerca que se ha estado del objetivo.

“Puede considerarse que los inventarios están cerca de los niveles normales”, señaló una fuente del cártel.

La cifras de cumplimiento reflejan una alta adhesión de Arabia Saudita y otros estados del golfo Pérsico miembros de la OPEP, así como una caída involuntaria en la producción de Venezuela, afectada por una crisis económica.

Precio del crudo alcanza su mejor nivel de las últimas seis semanas

El crudo tocó un techo de seis semanas el miércoles, cerca del máximo de tres años de fines de enero, gracias a un sorpresivo declive en los inventarios petroleros en Estados Unidos, niveles sólidos de cumplimiento del pacto de reducción de bombeo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y a la preocupación vinculada al acuerdo nuclear con Irán.

Los futuros del Brent ganaron 2.05 dólares, o 3.04%, a 69.47 dólares el barril, un máximo de casi 7 semanas.

Los futuros del West Texas Intermediate subieron 1.63 dólares, o 2.57%, a 65.17 dólares, su nivel más alto desde el 2 de febrero.

Datos oficiales mostraron que las existencias petroleras en EU cayeron en 2.6 millones de barriles en la última semana. Analistas esperaban un aumento de 2.5 millones.

También en Estados Unidos, la Reserva Federal elevó las tasas de interés y anticipó dos alzas más a las tasas este año, anuncios que apoyaron los precios del crudo.

“Tras la reunión de la Fed el dólar está siendo presionado y eso va a operar como una correlación inversa para los precios del crudo”, señaló Bob Yawger, director de futuros de energía de Mizuho. Un dólar bajo abarata las materias primas para los tenedores de otras divisas.

Por su parte, la OPEP informó que el cumplimiento del acuerdo global para reducir la producción petrolera alcanzó un nuevo máximo en febrero.

El mercado era influenciado también por el temor a que Estados Unidos pudiera reimponer sanciones a Irán.

La consultoría de Energía FGE refirió que la medida contra Teherán podrían resultar en un descenso de 250,000 a 500,000 barriles de petróleo por día (bpd) en sus exportaciones para fin de año, contra los envíos de casi 2 a 2,2 millones de bpd a comienzos del 2016, cuando se levantaron las sanciones.