Los precios del petróleo subieron alrededor de 1% el jueves, después de conocerse el informe sobre inventarios de gasolina en Estados Unidos, pero las ganancias fueron limitadas por un aumento mayor del esperado en las existencias de crudo, y por una serie de débiles cifras económicas.

El Brent, el referencial petrolero mundial, aumentó 49 centavos, 0.8% a 59.91 dólares por barril. El crudo West Texas Intermediate ganó 57 centavos, 1.1%, para cerrar en 53.93 dólares el barril. Por su parte, el crudo mexicano de exportación descendió 1.16%, 55 centavos a 46.98 dólares el barril.

Las existencias de gasolina en Estados Unidos cayeron 2.6 millones de barriles durante la semana terminada el 11 de octubre, mientras que las de destilados, que incluyen combustible para calefacción y diésel, disminuyeron en 3.8 millones de barriles, informó el jueves la gubernamental Administración de Información de Energía.

Un aumento en los inventarios de crudo contrarrestó esas caídas. Las existencias de petróleo aumentaron 9.3 millones de barriles, superando con creces las estimaciones sobre una subida de 2.8 millones de barriles.

Añadiendo inquietud a la economía global, y por tanto sobre la demanda de energía, las ventas minoristas en Estados Unidos cayeron por primera vez en siete meses, mientras que los inicios de construcción de casas y la producción industrial también disminuyeron.

El Brexit dio cierto apoyo a los precios del petróleo. Líderes europeos apoyaron unánime el acuerdo para sellar la salida de Reino Unido de la UE, dejando el proceso en manos del Parlamento británico, que votará en dos días. Analistas consideran que cualquier acuerdo que evite una salida no pactada de Londres del bloque regional debería impulsar el crecimiento económico y la demanda de crudo.