El petróleo Brent subió más de 5.0% el viernes, por segunda vez en una semana, debido a que las coberturas en corto aliviaron la presión en un mercado dominado por las ventas en los últimos seis meses, a la vez que un volumen menor al usual realzó el impacto de este movimiento.

La demanda por crudo en Estados Unidos antes de la expiración del contrato para febrero agregó potencia al mercado, por lo que el referencial West Texas Intermediate logró su mayor alza desde agosto.

El avance también ayudó a que el Brent cerrara con una de sus menores pérdidas en tres semanas.

El Brent cerró por encima de 61 dólares por barril por segunda vez desde el miércoles, cuando terminó la jornada superando la barrera psicológica de los 60 dólares, y siguió avanzando en las operaciones posteriores al cierre. El WTI cerró el día arriba de los 56 dólares por barril.Pero los precios se mantuvieron en terreno negativo en el mes, con el Brent cayendo cerca de 12% y el WTI casi 15% en lo que va de diciembre.

El petróleo Brent y el contrato en Estados Unidos han perdido casi la mitad de su valor desde junio y muchos inversores esperan una mayor caída, a menos que se reduzca la oferta o que la demanda repunte.

El petróleo Brent para febrero sumó 2.11 dólares por barril, o 3.4%, a 61.38 dólares. Tras el cierre alcanzó los 62.55 dólares.

El petróleo en Estados Unidos avanzó 2.41 dólares a 56.52 dólares luego de alcanzar un máximo en la sesión de 56.91 dólares.

Las compañías petroleras han estado anunciando recortes en gastos de exploración y de capital, dado que la caída en el precio del petróleo hace que los proyectos sean poco rentables.

Además de los 9,000 millones de dólares en recortes en el gasto ya anunciados, la consultoría de energía Wood Mackenzie estima que para mantener sus niveles de deuda las compañías petroleras necesitarán reducir el gasto el próximo año en otros 170,000 millones de dólares, o 37%, respecto al 2014 si el Brent sigue cerca de sus niveles actuales.