Los precios del petróleo se dirigían el viernes a una séptima semana consecutiva de pérdidas, en momentos en que productores clave no muestran ninguna señal de querer reducir la producción ante el exceso de oferta global.

El referencial Brent tocó esta semana su nivel más bajo desde 2009 y ha caído más de 50.00% desde junio. Los futuros del crudo Brent extendían caídas el viernes y bajaban 40 centavos por barril a 50.56 dólares a las 1214 GMT.

Los futuros del crudo en Estados Unidos para entrega en febrero caían 18 centavos a 48.61 dólares el barril, a pesar de que unos fuertes datos económicos de ese país animaron las perspectivas para la demanda.

Las preocupaciones sobre los suministros se mantienen debido a que Arabia Saudita y sus aliados del Golfo Pérsico que pertenecen a la OPEP no muestran ningún signo de considerar recortar la producción para aumentar los precios del petróleo, incluso si la demanda a nivel mundial se desacelera.

La inflación anual al consumidor de China se mantuvo en 1.50% en diciembre, cerca de un mínimo de cinco años, lo que indica una persistente debilidad de la economía del mayor consumidor de energía del mundo.

Las señales de una desaceleración mayor en Alemania, la economía más grande de Europa, incrementaron aún más las preocupaciones sobre la demanda de petróleo.

Las exportaciones alemanas cayeron de forma abrupta en noviembre y la producción industrial también bajó, lo que sugiere que la mayor economía de Europa acabó el 2014 en un tono débil.

frm