Los precios del petróleo subieron el miércoles por la esperanza de que la OPEP y sus aliados retrasarán un aumento planificado en la producción de crudo y después de que Pfizer dijera que su vacuna para el Covid-19 era más efectiva de lo que se informó anteriormente.

El mercado también se vio respaldado por un aumento menor al esperado en las existencias de crudo de Estados Unidos la semana pasada.

El crudo Brent subió 59 centavos, o 1.35%, a 44.34 dólares el barril, mientras que el crudo WTI ganó 39 centavos, o 0.94%, a 41.82 dólares.

Ambos contratos subieron alrededor de 1 dólar después de que Pfizer dijera que los resultados finales del ensayo en etapa avanzada para su vacuna mostraron que era 95% efectiva. La semana pasada había dicho que su eficacia era de más de 90  por ciento.

La mezcla mexicana de exportación ganó 45 centavos o 1.15% a 39.51 dólares el barril.

Moderna dijo el lunes que los datos preliminares de su vacuna también mostraron que tenía una efectividad de casi el 95 por ciento.

“Los precios del crudo subieron ayer 18 de noviembre, por esperanzas de que la OPEP+ decida aplazar su incremento de producción planeado en enero y por la última euforia sobre las vacunas”, afirmó Bjornar Tonhaugen, jefe de Mercados Petroleros de Rystad Energy.

La OPEP+ se reunió el martes, pero no planteó una recomendación formal antes del encuentro ministerial que celebrará el grupo los días 30 de noviembre y 1 de diciembre para discutir sus políticas.

Los miembros de la OPEP+ se están inclinando en favor de aplazar un plan previamente acordado de impulsar el bombeo el próximo año en 2 millones de barriles por día, o el 2% de la demanda global, dijeron fuentes a Reuters esta semana. Están estudiando opciones de retrasar el incremento en tres o seis meses.

Subiran los commodities

Goldman Sachs mantuvo su recomendación de “sobreponderar” las materias primas en 2021, señalando que el sector es posiblemente la mejor cobertura contra la posible inflación y se encamina a otro mercado alcista.

El banco proyectó un retorno de cerca de 27% en un periodo de 12 meses en el índice S&P/Goldman Sachs Commodity (GSCI), con una rentabilidad de 19.2% para los metales preciosos, 40.1% para la energía, 3% para los metales industriales y -1% para agricultura.

El banco mantuvo sus precios objetivos a 3, 6 y 12 meses para el oro y la plata en 2,300 y 30 dólares la onza, respectivamente, porque aún hay espacio para que suba la inflación a corto plazo, mientras que un aumento de las instalaciones solares brinda respaldo a la demanda por plata.

La semana pasada, Goldman recortó su proyección para el precio del crudo Brent, pero dijo que un aumento de casos de Covid-19 en Europa y Estados Unidos sólo representa una “zanja” antes de una potencial vacuna.