Los precios del crudo subieron 1% el jueves, anotando su cuarto día consecutivo de ganancias, pero los analistas seguían cautos ante el récord de los inventarios petroleros en Estados Unidos.

Los futuros del crudo Brent ganaron 0.97%, para quedar en un precio de 54.89 dólares por barril. Mientras que los futuros del West Texas Intermediate subieron 55 centavos, un alza de 1.08%, quedando en un precio de 51.70 dólares por barril.

La mezcla mexicana de exportación quedó también en un rendimiento de 1.08% respecto al miércoles, lo que ubica al barril en un precio de 45.08 dólares por dólar.

Las ganancias registradas en el precio por barril certificaron el mejor cierre del crudo desde un desplome ocurrido el 8 de marzo, cuando los inversores abandonaron posiciones alcistas por preocupaciones sobre el suministro.

Los precios del petróleo han estado rebotando en las dos últimas semanas desde esa caída. Las tasas de refinación están empezando a aumentar a medida que se acerca la temporada de vacaciones estivales en Estados Unidos; los inventarios de gasolina han estado cayendo.

No obstante, los datos estadounidenses siguen mostrando que los inventarios de crudo continúan en niveles récord, lo que hizo que algunos analistas estén preocupados por la reentrada de los especuladores en el mercado tras varias semanas en las que redujeron posiciones en respuesta a las cifras.

Los operadores han estado atentos a los inventarios de gasolina de Estados Unidos como un indicador de lo que podría ocurrir con los suministros de crudo. Los últimos datos mostraron que la gasolina está en 239 millones de barriles, por encima de cualquier año previo a estas alturas en cualquier momento del siglo, a excepción del 2016.

Las exportaciones de crudo de Estados Unidos han subido a un récord de 1.1 millones de barriles por día. La mayoría de los envíos tiene como destino Asia, donde los operadores ven señales de un ajuste en el mercado por los esfuerzos liderados por la OPEP para reducir la producción.