Los precios del petróleo reanudaron su movimiento a la baja el jueves debido a que Irak planea un incremento de sus exportaciones de crudo en febrero, y tanto el Brent como el crudo en Estados Unidos perdían cerca de 1.00 dólar, cerca de mínimos en seis años, y casi borraban ganancias de la víspera.

El crudo Brent perdía 1.48 dólares, a 47.21 dólares por barril, a las 1007 GMT, con un descuento respecto al petróleo estadounidense, que operaba con una baja de 88 centavos, a 47.60 dólares por barril.

Irak planea elevar las exportaciones mensuales de crudo desde sus puertos del sur a un máximo récord en febrero, dijeron fuentes comerciales el jueves.

La Organización Estatal de Marketing Petrolero de Irak destinó 3.30 millones de barriles por día (bpd) de crudo de Basora para ser exportados en febrero, que se comparan a los 2.70 millones de bpd de enero, afirmaron las fuentes, citando un programa preliminar de carga.

El Brent ha cotizado con una prima frente al petróleo estadounidense en los últimos años. Sin embargo, el mercado de crudo al contado transportado vía marítima, al que representa el Brent, ha estado bajo una enorme presión en las últimas semanas debido a un aumento del suministro en la cuenca atlántica.

El Brent subió 4.50% el miércoles, su mayor alza porcentual diaria desde junio de 2012, debido a que los operadores se cubrieron ante el vencimiento de opciones.

No obstante, la confianza del mercado permanece pesimista debido a la sobreoferta. El crudo en Estados Unidos ha estado más barato que el Brent debido a que una creciente producción de petróleo de esquisto en América del Norte redujo los precios, mientras que el resto del mercado mundial permaneció con una oferta más ajustada.

Pero como la OPEP decidió a fines del año pasado mantener su nivel de producción pese a una desaceleración de economías asiáticas y europeas, para defender su participación de mercado, también ha aparecido una sobreoferta fuera de Estados Unidos.

En tanto, la producción petrolera rusa ha alcanzado niveles no vistos desde el fin de la Unión Soviética, lo que se ha sumado a las presiones a la baja.

frm