El crudo en Estados Unidos subió casi 2% el lunes y se recuperó levemente tras llegar muy cerca de un mínimo de 11 años, pero analistas y operadores dijeron que es demasiado pronto para determinar si el mercado ha tocado su piso.

Tanto el Brent como el contrato en Estados Unidos han caído con fuerza desde la reunión de la OPEP del 4 de diciembre, en la que el cártel de productores de petróleo quitó su techo de bombeo, aumentando el exceso de oferta a nivel mundial.

En la sesión del lunes se produjo el primer rebote significativo desde aquel encuentro.

Más temprano en la sesión, tanto los futuros del crudo en Estados Unidos como los del Brent perdieron hasta 4%, llegando a sus niveles más bajos desde comienzos del 2008, durante la crisis financiera, antes de recortar pérdidas cerca del mediodía.

Los futuros del Brent para entrega en enero cayeron 1 centavo, a 37.92 dólares el barril. El crudo en Estados Unidos avanzó 69 centavos, o 1.94%, a 36.31 dólares.

El Brent llegó a cotizar apenas a 13 centavos por encima del mínimo de 36.20 dólares por barril registrado en diciembre del 2008. Por debajo de ese punto, habría sido su nivel más bajo desde julio del 2004, cuando el petróleo repuntaba de los mínimos de un solo dígito de la crisis financiera de 1998.

Por su parte, la mezcla mexicana de petróleo de exportación subió 0.40%, para ubicarse en 27.63 dólares por barril.

El rebote podría no durar. El petróleo no puede sostener ningún alza significativa hasta que veamos que los fundamentos comiencen a cambiar , dijo Matthew Perry, socio de Kronenberg Capital Advisors. El crudo podría seguir cayendo antes de que se produzcan los cambios macroeconómicos para una recuperación, destacó.

Los mercados tienen una sobreoferta de petróleo.