El petróleo cayó cerca de 1% el jueves, después de que un reporte de prensa sembró dudas sobre la posibilidad de que se logre un acuerdo comercial provisional entre Estados Unidos y China, al tiempo que una reunión de la alianza OPEP+ no acordó ninguna decisión sobre la profundización de los recortes al suministro.

El crudo fue presionado después de que el Banco Central Europeo redujo su tasa de depósito a un mínimo histórico de -0.5%, desde -0.4%; e informó que reanudará desde noviembre las compras de bonos a un ritmo de 20,000 millones de euros al mes para apuntalar el crecimiento de la zona euro.

Los futuros del Brent cerraron a 60.38 dólares por barril, una caída de 43 centavos, 0.71 por ciento. Los futuros del crudo WTI terminaron en 55.09 dólares por barril, una disminución de 66 centavos, 1.18 por ciento.

Los futuros del petróleo extendieron las pérdidas después de que un alto funcionario de la Casa Blanca negó un informe de Bloomberg News que aseguró que Estados Unidos está analizando un acuerdo comercial temporal con China, según CNBC.

Más temprano, los precios fueron apoyados por las noticias de que las dos economías más grandes del mundo hicieron algunas concesiones en su prolongada guerra comercial.

Por el contrario, la mezcla mexicana de exportación subió 1.22%, 67 centavos, y cotizó en 55.49 dólares el barril.

El precio del crudo también se vio afectado por los comentarios del nuevo ministro de Energía de Arabia Saudita, el príncipe Abdulaziz bin Salman, quien dijo que no se decidirían recortes más profundos al bombeo antes de la reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) prevista para diciembre.

Durante la sesión, Arabia Saudita y Rusia llamaron a los miembros de la OPEP y sus aliados a ser más estrictos en el cumplimiento de recortes de producción, señalando efectivamente a países como Nigeria e Irak, cuyos elevados suministros complican los esfuerzos por subir el precio del barril.