El crudo mexicano de exportación registró una baja de 3.33 dólares respecto a la víspera, para ofertarse en 47.36 dólares por tonel, informó Petróleos Mexicanos (Pemex).

Cabe recordar que el precio aprobado por el Congreso de la Unión en el paquete económico 2019 es de 55 dólares por barril, promedio con el cual la Secretaría de Hacienda completó la contratación de coberturas petroleras para el ejercicio fiscal 2019.

En enero pasado, la dependencia federal informó que esta estrategia de cobertura es para asegurar los ingresos petroleros ante posibles reducciones en el precio promedio de la mezcla mexicana de exportación, establecido en la Ley de Ingresos de la Federación (LIF) para este año.

A nivel global, el crudo cerró la sesión con amplias pérdidas, llevando al precio de las principales mezclas del hidrocarburo a tocar mínimos no vistos desde enero del 2019; el WTI y Brent tocaron mínimos de 50.52 y 55.88 dólares por barril, respectivamente, de acuerdo con Banco Base.

Las presiones a la baja se generan ante la expectativa de que la demanda por el energético se vea reducida, ante un deterioro en el crecimiento económico global, luego de que varios bancos centrales decidieran recortar su tasa de interés de referencia durante la jornada, citando la desaceleración económica derivada de la escalada de tensiones comerciales como principal factor.

Para la entidad financiera, los riesgos a la baja para el precio están más ligados con la expectativa de una menor demanda por hidrocarburos.

La evidencia de un deterioro del crecimiento económico global y la expectativa de que las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China se intensifiquen, han llevado al petróleo a entrar en un mercado bajista o “bear market”, es decir, cuando el precio de un activo muestra una contracción de al menos 20% desde su último máximo.

En la sesión, las presiones a la baja para el precio del petróleo también se registraron ante la publicación del reporte semanal de la Agencia Internacional de Energía (EIA, por sus siglas en inglés), el cual fue considerado como bajista.

El organismo mencionó que durante la semana pasada, los inventarios de crudo de Estados Unidos mostraron un sorpresivo incremento de 2.39 millones de barriles, mientras que el mercado esperaba una reducción de 3 millones de barriles.

Este aumento se debió a un aumento en la producción de petróleo, la cual pasó de 12.2 millones de barriles diarios a 12.3, derivado de que las plataformas petroleras del Golfo de México que se encontraban en mantenimiento no planificado tras la tormenta tropical Barry, regresaron a sus operaciones durante la semana previa.

Hay que mencionar que el incremento en los inventarios de petróleo no fue lo único que causó el sentimiento bajista, puesto que se observó un incremento en los inventarios de derivados del petróleo, los cuales aumentaron en 10.4 millones de barriles.

Ante esto, el WTI cerró la sesión con una contracción en su precio de 2.08 dólares para situarse en 51.69 por barril, mientras que el precio del Brent se redujo en 2.71 dólares y cerró la jornada cotizando en 56.23 dólares por barril, según datos de Bursamétrica.

abr