En la jornada de este lunes, el crudo mexicano de exportación cerró con una pérdida de 18 centavos de dólar respecto a la sesión del viernes pasado, para venderse en 58.12 dólares el barril, informó Petróleos Mexicanos (Pemex).

De acuerdo con Banco Base, las principales mezclas de petróleo finalizaron la sesión mostrando una corrección a la baja, luego de que durante la semana previa su precio aumentara alrededor de 6.0 por ciento.

Las presiones a la baja se dieron ante una toma de utilidades impulsada por la expectativa de que los inventarios de crudo en Estados Unidos podrían haber incrementado alrededor de 900,000 barriles durante la semana previa, una vez más ante la posibilidad de que la producción de crudo en Estados Unidos haya incrementado.

Desde el inicio del año la producción de petróleo estadunidense ha aumentado en nueve de las 11 semanas, por lo cual el mercado considera que la semana previa no será una excepción.

La expectativa indica que una vez más, durante la semana que finalizó el 23 de marzo, la utilización de pozos petroleros en Estados Unidos aumentó.

De acuerdo con información de la compañía petrolera Baker Hughes, los pozos petroleros utilizados durante la semana pasada aumentaron a 995 pozos, nivel no visto desde abril de 2015.

Ante este panorama, el crudo tipo West Texas Intermediate (WTI) registró una pérdida de 33 centavos y se vendió en 65.55 dólares por barril, mientras que el Brent bajó 33 centavos para ofertarse en 70.12 dólares el tonel.