Los precios del petróleo subieron el viernes más de 1 dólar por barril, respaldados por una baja de inventarios en Europa y expectativas de más recortes de producción de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), pese a que la Agencia Internacional de Energía (AIE) pronosticó el crecimiento de la demanda más lento desde la crisis del 2008.

El referencial internacional Brent subió 1.15 dólares, o 2%, a 58.53 dólares el barril, y el West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos ganó 1.96 dólares, o 3.73%, a 54.50 dólares el barril.

La mezcla mexicana de exportación, por su parte, ganó 93 centavos de dólar respecto a la cotización previa, para ofertarse en 48.97 dólares por barril, informó Bursamétrica.

De acuerdo con Banco Base, a nivel global el precio del petróleo se vio negativamente afectado por el incremento en las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, lo que llevó a las principales mezclas a caer en un mercado bajista o bear market, es decir, cuando el precio de un activo se contrae al menos 20% desde su último precio máximo en un año.

A ello se sumó el incremento en el nerviosismo causado por la disputa comercial y la expectativa de que la demanda por el energético se pueda reducir, ante la desaceleración en el crecimiento económico global, llevan a inversionistas a desviar su atención del petróleo.

Crece lenta la demanda

La AIE informó que la demanda mundial en la primera mitad del 2019 creció a su ritmo más lento desde el 2008, afectada por las crecientes señales de desaceleración económica y una escalada de la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

Los precios del petróleo subieron después de que datos de Euroilstock mostraron que los inventarios totales de crudo y productos de 16 países europeos cayeron ligeramente en julio respecto a junio.

Sin embargo, los precios del crudo han perdido más de 20% desde los picos de abril y se sitúan en territorio bajista.

El Brent sufrió una caída semanal de más de 5%, mientras que el WTI perdió alrededor de 2%, después de que los mercados se debilitaron por un aumento inesperado de las existencias de crudo de Estados Unidos.

La OPEP, Rusia y otros productores, una alianza conocida como OPEP+, acordaron en julio extender sus recortes de suministro hasta marzo del 2020 para impulsar los precios del crudo.

Arabia Saudita, el líder de facto de la OPEP, planea mantener sus exportaciones por debajo de 7 millones de barriles por día (bpd) en agosto y septiembre para reequilibrar el mercado y ayudar a absorber los inventarios globales, indicó un funcionario petrolero del reino el jueves