Los futuros del crudo en Estados Unidos subieron 1.7% el jueves, impulsados por un profundo descenso de los inventarios en ese país, especialmente en el centro de entrega del referencial petrolero, debido a un aumento de la demanda por la puesta en marcha de dos nuevos oleoductos en el oeste de Texas.

La amenaza del huracán Dorian, que se dirige a Florida, también generó temor a que los productores de crudo mar adentro de Estados Unidos puedan reducir el bombeo si la tormenta atraviesa el golfo de México durante el fin de semana, según analistas.

En tanto, el referencial petrolero internacional Brent subió por encima de 61 dólares por barril ante una disminución de las preocupaciones sobre el crecimiento económico.

El crudo West Texas International (WTI) cerró en 56.71 dólares por barril, un aumento de 93 centavos, 1.7 por ciento.

El Brent, por su parte, ganó 0.98%, 59 centavos, a 61.08 dólares.

La mezcla mexicana de exportación ganó 0.63%, 32 centavos, a 51.05 dólares por barril.

Se espera que Dorian se fortalezca y se convierta el domingo en un huracán de categoría 4, altamente peligroso, informó el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

La Administración de Información de Energía (EIA) comunicó el miércoles que las existencias de crudo de Estados Unidos cayeron la semana pasada en 10 millones de barriles.

El martes, el grupo de la industria API dijo que los inventarios habían caído 11.1 millones de barriles en el período.

Los inventarios en el principal centro de entrega de Estados Unidos en Cushing, Oklahoma, donde se cotizan los futuros del WTI, cayeron la semana pasada en casi 2 millones de barriles, a su nivel más bajo desde diciembre, según datos.

Las existencias en Cushing han caído en más de 300,000 barriles desde el informe del gobierno, dijeron operadores, citando un dato de la firma de mercado Genscape.