Los precios del petróleo cayeron el lunes a su menor nivel desde diciembre del 2018, debido a una débil demanda china como consecuencia de un brote de coronavirus, mientras los operadores esperan ver si Rusia se sumará a otros productores para realizar más recortes a la producción.

El crudo ha caído más de 25% desde los máximos que tocó en enero y el petróleo en Estados Unidos cayó bajo los 50 dólares por barril, luego de que la propagación del virus golpeó la demanda en el mayor importador mundial de hidrocarburos y provocó temor a que se diera un exceso de suministro.

El crudo Brent bajó 1.20 dólares, o 2.2%, a 53.27 dólares por barril, mínimo desde el 28 de diciembre del 2018, mientras que el West Texas Intermediate de Estados Unidos cedió 75 centavos, o 1.5%, a 49.57 dólares el barril, su menor nivel de cierre desde el 7 de enero del 2019.

Eso mantuvo al Brent y al WTI en territorio de sobreventa durante 13 y 14 días, respectivamente, sus rachas bajistas más prolongadas desde noviembre del 2018.

La mezcla mexicana de exportación cayó 1.10 dólares o 2.43% a 43.72 dólares el barril.

Cae importación de energéticos

Las importaciones de petróleo y gas natural de China se han desplomado, ya que la mayoría de las refinerías locales ha reducido significativamente las operaciones, mientras que las terminales de importación han reducido sus pedidos y algunas han declarado fuerza mayor.

Rusia informó que necesita más tiempo para decidir sobre una recomendación de un comité técnico que aconsejó a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados que reduzcan la producción en otros 600,000 barriles por día (bpd), lo que no ayudó a disipar las preocupaciones del mercado sobre el suministro.

El grupo, conocido como OPEP+, ha estado implementando recortes de 1.2 millones de bpd desde enero del 2019 para reducir el exceso de oferta global y apuntalar los precios.