Los precios del petróleo llegaron a caer el lunes hasta su mínimo en más de un año, presionados por preocupaciones sobre el descenso de la demanda en China —el mayor importador mundial de crudo— por culpa del brote de coronavirus que afecta al país.

El referencial internacional Brent cerró con una caída de 2.17 dólares, o 3.83%, a 54.45 dólares el barril, su nivel más bajo desde el 4 de enero del 2019.

Por su parte, el West Texas Intermediate (WTI) en Estados Unidos perdió 1.45 dólares a 50.12 dólares por barril, luego de tocar un mínimo de sesión de 49.91 dólares, su mínimo desde enero del 2019.

Desde el 6 de enero, ambos tipos de crudo han perdido más de 20% en un mercado deprimido.

Asimismo, desde el lunes 20 de enero hasta el 3 de febrero, el precio del Brent cayó 16.69%, mientras que el WTI perdió 14.17 por ciento.

La mezcla mexicana de exportación no cotizó el lunes, debido al día festivo en México. Sin embargo, desde el pasado 20 de enero al viernes 31 de enero, su precio ha caído 12.55% y cotiza actualmente en 48.15 dólares el barril.

Hay señales de que la demanda de combustible se ha hundido en China, ya que las aerolíneas han cancelado vuelos para detener la propagación del virus y las provincias están retrasando la reapertura de las fábricas tras las festividades del Año Nuevo Lunar.

Asimismo, las cadenas de suministro en la segunda mayor economía mundial han sufrido disrupciones, provocando un recorte en la producción de 12% este mes en su mayor refinería, Sinopec.

La actividad fabril china se estancó en enero ante el descenso de los pedidos de exportación y los analistas prevén un fuerte desplome en los datos de febrero por el impacto sobre la demanda causado por el virus.

Más recortes

La OPEP y sus aliados (alianza conocida como OPEP+) considera aplicar recortes adicionales en su producción petrolera de 500,000 barriles por día (bpd), debido al impacto del coronavirus sobre la demanda de crudo, informaron el lunes dos fuentes del cártel y otra de la industria en conocimiento de las conversaciones.

La alianza OPEP+ evalúa, además, realizar una reunión ministerial el 14 y 15 de febrero, afirmó una de las fuentes del bloque, antes del encuentro previsto de marzo.

El brote de coronavirus en China podría mermar la demanda por crudo en más de 250,000 bpd en el primer trimestre de este año y reducir precios que ya están presionados por un exceso de suministro, opinan analistas y operadores.

Más temprano el lunes, Irán señaló que la propagación del virus había golpeado la demanda por crudo y llamó a realizar un esfuerzo para estabilizar al mercado, según un reporte de la agencia oficial de prensa IRNA.

El viernes, Rusia declaró que estaba dispuesta a adelantar las reuniones de OPEP+ a febrero.

El Comité Técnico conjunto —panel compuesto por productores OPEP y no OPEP— tiene programada una reunión el 4 y 5 de febrero para evaluar el impacto del virus sobre la demanda, indicaron dos fuentes de OPEP+.

Es probable que el panel técnico realice una recomendación sobre cualquier medida adicional para apoyar al mercado, comentaron las fuentes.

A finales de la semana pasada, analistas de JPMorgan revisaron 3 décimas a la baja su previsión de crecimiento económico mundial en el primer trimestre del año al reflejar las consecuencias provocadas por la epidemia china.

En Barclays, adelantaron que una reducción a la mitad del tráfico aéreo en China podría traducirse en una caída de la demanda, a cerca de 300,000 barriles diarios. (Con información de agencias)

Temores por virus

Cobre en Shanghai cayó a mínimo de tres años

El precio del cobre en Shanghai tocó el lunes su mínimo en más de tres años, ya que las crecientes preocupaciones por la rápida propagación del brote de coronavirus que ha acabado con la vida de más de 350 personas hasta la fecha en China empujaron a los inversores a vender futuros de la materia prima.

Los mercados en China estuvieron cerrados entre el 24 de enero y el 2 de febrero por las festividades del Año Nuevo Lunar, en medio de un constante aumento de la cifra de muertos e infectados por el nuevo virus.

Tras el desplome de 7% que tuvieron los precios del cobre en Londres durante las vacaciones, el metal rojo en la Bolsa de Futuros de Shanghai (ShFE) cayó hasta su límite diario de 7%, a 44,780 yuanes la tonelada, su nivel más reducido desde noviembre del 2016, para cerrar con un declive de 6.5 por ciento.

El banco central chino inyectó el lunes en los mercados liquidez por valor de 174,000 millones de dólares y rebajó las tasas de interés para reducir la tensión sobre la economía.

La ShFE suspendió las operaciones nocturnas hasta nuevo aviso. La actividad fabril china se expandió a su ritmo más lento en cinco meses en enero, mientras que las firmas industriales del país asiático se apuntaron el primer declive anual en sus beneficios en cuatro años en el 2019.

La Comisión Nacional de Salud china informó que la cifra de muertes por el nuevo virus, que surgió en Wuhan, capital de la provincia central de Hubei, ascendió a 361 el domingo, 57 más que el día anterior.

En la Bolsa de Metales de Londres, el cobre a tres meses cayó 0.8% a 2.5175 dólares la onza, un desplome de 11.65% desde el cierre del 17 de enero.

En tanto, el zinc bajó 2.5% a 2,146 dólares y el aluminio retrocedió 2.1% a 1,686.50 dólares.

Apetito por el riesgo

Los precios del oro cayeron casi 1% el lunes, presionados por la apreciación del dólar y porque los inversionistas optaron por activos de mayor riesgo, luego de que China tomó medidas para aliviar la presión sobre su economía derivada del impacto del brote del coronavirus.

El oro al contado perdió 0.8%, a 1,576.77 dólares la onza, luego de tocar su máximo desde el 8 de enero. Los futuros del metal dorado en Estados Unidos bajaron 0.3%, a 1,582.40 dólares.

“China ha estado tomando medidas muy fuertes para asegurarse de que esta cosa (coronavirus) esté contenida, eso está ayudando a la confianza del mercado”, dijo Bart Melek, jefe de Estrategias de Materias Primas de TD Securities.

El dólar subió 0.4% frente a sus pares, lo que hace al oro más costoso para los tenedores de otras monedas.

El oro, que suele ser utilizado como refugio en tiempos de incertidumbre política y financiera, cerró su mejor semana en un mes el 31 de enero.  (Reuters)

[email protected]