El petróleo ampliaba sus ganancias este miércoles tras datos del Gobierno estadounidense que mostraron un fuerte declive en las existencias de crudo y una inesperada baja en las de gasolina.

El crudo estadounidense subía 36 centavos, a 94.53 dólares por barril, tras haber caído hasta los 93.24 dólares.

Los futuros de crudo Brent ganaban 2.17 dólares, a 113.12 dólares por barril.

Datos de la Administración de Información de Energía (EIA por su sigla en inglés) de Estados Unidos mostraron que los inventarios de crudo en la semana al 17 de junio cayeron en 1.7 millones de barriles, frente a expectativas de analistas de una baja de 1.4 millones de barriles.

Los inventarios de gasolina bajaron en 464,000 barriles, en contra de las estimaciones de un incremento de 1.0 millón de barriles. En tanto, la demanda promedio de gasolina en las últimas cuatro semanas aumentó 0.9% frente al año pasado.

"Las (cifras de) gasolina se ven positivas con una demanda razonable para junio y una caída mayor a la esperada", dijo Andy Lebow, corredor de MF Global en Nueva York.

Pero Lebow dijo que las cifras de los destilados, como el combustible para calefacción y el diésel, fueron negativas para el mercado.

Los datos mostraron además que las existencias de destilados subieron 1.17 millones de barriles. Los analistas estimaron un incremento de 600,000 barriles. En tanto, la demanda promedio en las últimas cuatro semanas cayó en 5.7% desde el año previo.

Los mercados estarán atentos a los resultados del encuentro de dos días de la Reserva Federal estadounidense sobre política monetaria que se conocerán más tarde, en busca de señales sobre su manejo de la recuperación económica en Estados Unidos