El petróleo cayó este viernes, presionado por señales de una desaceleración económica en China y por la debilidad en la confianza del consumidor estadounidense, lo que contrarrestó un alentador reporte manufacturero en el país norteamericano.

Pese a la caída de este viernes, tanto el crudo Brent como el petróleo estadounidense cerraron la semana con ganancias

Los futuros de crudo Brent para agosto cerraron con baja 71 centavos, a 111.77 dólares por barril. Para la semana, el Brent subió 6.33 por ciento.

En la Bolsa Mercantil de Nueva York, el crudo para agosto terminó con una baja de 48 centavos, o 0.5%, a 94.94 dólares por barril, con operaciones entre 93.45 y 95.39 dólares.

En la semana, el crudo estadounidense subió 3.78 dólares, o 4.15 por ciento.

La recuperación intradía del dólar frente al euro y la fortaleza del índice que mide la divisa estadounidense contra una cesta de monedas, también presionaron al petróleo.

"Los futuros cayeron hoy por débiles datos fabriles de China y la fortaleza del dólar", dijo Gene McGillian, analista de Tradition Energy en Stamford, Connecticut.

La producción fabril de China creció a su ritmo más lento en 28 meses durante junio por una ralentización en el aumento de las órdenes, con una demanda global más débil y ajustes en la política monetaria local afectando a la producción.

La confianza del consumidor estadounidense empeoró en junio por temores sobre el panorama económico y el gasto probablemente se mantenga flojo en el largo plazo, según un sondeo divulgado este viernes.

La caída en los precios de la gasolina estabilizó la opinión de los consumidores sobre sus condiciones económicas actuales, pero las expectativas permanecieron sombrías, mostró el sondeo de Thomson Reuters y la Universidad de Michigan.