El petróleo se desplomaba este miércoles siguiendo el declive en los futuros de gasolina en Nueva York, después de que datos mostraron un inesperado aumento en las existencias de crudo y de combustible para motor en Estados Unidos.

El crudo estadounidense para junio retrocedían 4.40 dólares, a 99.48 dólares por barril.

Los futuros de crudo Brent perdían 3.87 dólares, a 113.76 dólares por barril.

La gasolina para entrega en junio en Nueva York caía 26.62 centavos, a 3.1135 dólares el galón.

Las reservas de crudo subieron 3.78 millones de barriles en la semana al 6 de mayo, a 370.33 millones de barriles, frente a previsiones de analistas de un alza de 1.4 millones de barriles en un sondeo de Reuters a analistas.

Los inventarios de gasolina crecieron 1.28 millones de barriles, a 205.82 millones de barriles, frente a estimaciones de una caída de 200,000 barriles.

"Hoy (miércoles), los datos de la EIA fueron negativos debido a que tanto las existencias de crudo como de gasolina aumentaron por encima del consenso", dijo Chris Jarvis, analista de Caprock Risk Management.

El mercado subió más temprano tras conocerse que la demanda implícita de petróleo de China se ubicó en 9.32 millones de barriles por día (bpd) en abril, según cálculos de Reuters, un alza de 8.8% desde el mismo período del 2010 y el tercer nivel histórico.

No obstante, el mercado se centró en las señales de un enfriamiento de la segunda mayor economía del mundo y de una baja en los precios del petróleo.

En tanto, la inflación de China se moderó en abril 5.3% y otros datos como la producción industrial y los préstamos sugirieron que la actividad del país podría estar moderándose, reduciendo la necesidad de ajustes monetarios agresivos adicionales.

La OPEP dejó sin cambios su previsión para la demanda global de petróleo en el 2011 y mantuvo también su panorama de que el suministro de crudo es adecuado a pesar de la pérdida del abastecimiento libio, ya que sus miembros bombean más petróleo