El petróleo cayó este jueves debido a que una serie de informes económicos en Estados Unidos avivó las preocupaciones sobre la recuperación y a que la Agencia Internacional de Energía sugirió que sus miembros podrían liberar sus reservas de emergencia si los productores no elevan el bombeo.

El descenso del petróleo abrevió el rebote de los precios del miércoles tras fuertes pérdidas de casi 20 dólares en una ola vendedora que operadores y analistas calificaron como exagerada.

El retroceso del crudo, como parte de un amplio declive en los mercados de materias primas, vino después de que el sector anotó su mayor ganancia diaria en dos meses.

El crudo estadounidense para entrega en junio bajó 1.66 dólares, a 98.44 dólares por barril.

En Londres, el crudo Brent para julio cedió 88 centavos, a 111.42 dólares.

Si bien las nuevas solicitudes de seguro de desempleo de Estados Unidos bajaron la semana pasada, los pedidos permanecieron por sobre la marca de los 400,000 por sexta semana consecutiva, lo que alentó preocupaciones sobre la recuperación del mercado laboral.

"El mercado laboral sigue agregando empleos, pero el ritmo sigue siendo lento (...) especialmente después de que se perdieron tantos empleos en la recesión", dijo Peter Boockvar, estratega de acciones de Miller Tabak & Co en Nueva York.

Otros datos mostraron caídas en un índice de condiciones de negocios en la zona norte de la costa este de Estados Unidos y en las ventas de casas usadas en abril.

Los temores a que los altos precios del petróleo puedan descarrilar la frágil recuperación económica siguen pesando en el mercado. Este jueves, la Agencia Internacional de Energía instó a los productores de petróleo a tomar medidas para proteger la economía y dio la bienvenida a los compromisos para elevar la producción de crudo.

El anuncio se produce a pocas semanas de la reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) del 8 de junio en Viena.

La crisis de deuda de la zona euro también alimentó preocupaciones por la demanda de energía.

El Fondo Monetario Internacional advirtió el miércoles que el intento de Grecia de mejorar sus finanzas fracasará a no ser que acelere sus reformas, mientras que el Banco Central Europeo criticó la idea de que una reestructuración de la deuda sería la solución.

>