Los futuros del petróleo en Estados Unidos subieron este miércoles 2%, impulsados por una fuerte caída en las existencias de crudo y gasolina en ese país y por la aprobación de un plan de austeridad en Grecia.

El crudo Brent para agosto subió 3.62 dólares, o 3.3%, para terminar en 112.40 dólares por barril, su mayor nivel desde el 22 de junio.

En Nueva York, el crudo ligero estadounidense para entrega en agosto cerró en 94.77 dólares, un alza de 1.88 dólares, o de 2.02%, que también fue el cierre más alto desde el 22 de junio.

El diferencial del crudo Brent frente al estadounidense se amplió por encima de 17 dólares, tras terminar en 15.50 dólares el martes.

El avance del petróleo reflejó el alza de los mercados de materias primas y de acciones, con el euro escalando frente al dólar, lo que alentó a inversionistas a depositar sus fondos en activos más riesgosos.

El índice de materias primas Reuters-Jefferies CRB subió 1.3%, tocando un máximo de dos semanas.

La Administración de Información de Energía de Estados Unidos (EIA por su sigla en inglés) dijo este miércoles que los inventarios de crudo cayeron 4.38 millones de barriles, a 359.47 millones en la semana al 24 de junio, muy por encima de un pronóstico de baja de 1.4 millones de barriles.

Los inventarios de gasolina cayeron 1.43 millones de barriles, a 213.17 millones frente a previsiones de un aumento de 600,000 barriles.

El primer ministro griego, George Papandreou, ganó la mayoría parlamentaria a favor de un programa de austeridad de cinco años, por lo que superó un gran obstáculo en la oferta de Grecia para lograr el acceso al financiamiento internacional y evitar un cese de pagos.

El euro subió contra el dólar después de la votación, pero las preocupaciones sobre si el Gobierno griego puede implementar las medidas limitaron las ganancias de la moneda única, dijeron analistas.

Datos económicos mostraron que las ventas pendientes de casas usadas en Estados Unidos repuntaron en mayo desde un mínimo de siete meses, pero la demanda de hipotecas se hundió la semana pasada y el mercado sigue luchando bajo una montaña de propiedades sin vender.

Los precios del crudo se recuperaron desde mínimos de cuatro meses en la semana pasada cuando la Agencia Internacional de Energía (AIE) anunció la liberación de 60 millones de barriles de petróleo de sus reservas estratégicas.