Nueva York- Los precios de crudo Brent subieron este viernes a cerca de máximos de tres meses, después de que datos del sector laboral en Estados Unidos alentaron esperanzas de un impulso en la demanda en el mayor consumidor mundial de petróleo.

El crudo Brent para entrega en marzo subió 2.51 dólares, a 114.58 dólares por barril, en su cuarto día consecutivo de ganancias y logrando su cierre más alto desde el 8 de noviembre. En la semana, el Brent avanzó 2.8 por ciento.

El petróleo estadounidense subió 1.48 dólares, a 97.84 dólares por barril, revirtiendo cinco sesiones consecutivas de pérdidas. Sin embargo, en la semana acumuló un retroceso de 1.73 por ciento.

La prima entre el crudo Brent y su par estadounidense llegó a 16.74 dólares por barril, según los precios de cierre del viernes.

Tanto el Brent como el crudo estadounidense ampliaron sus ganancias después del cierre de la sesión, mientras el euro remontó frente al dólar debido a que los inversores cubrían posiciones en corto antes del fin de semana, con la atención puesta en las tensiones entre las potencias occidentales e Irán.

La advertencia del líder máximo de Irán sobre eventuales represalias por un embargo a las exportaciones petroleras de Teherán también impulsaban los precios del crudo.

La economía de Estados Unidos creó en enero la mayor cantidad de empleos en nueve meses y la tasa de desempleo cayó a un mínimo en tres años de 8.3%, indicando que el crecimiento del cuarto trimestre del 2011 se extendió hacia inicios de este año.

La apertura de empleos sumó 243,000 plazas, el número más fuerte desde abril, dijo el viernes el Departamento de Trabajo, por encima de las expectativas de una creación de empleos de sólo 150,000.

Las cifras de empleos fueron mucho mejores de lo esperado e impulsaron al mercado petrolero, pero la pregunta será si esto es en realidad un reflejo de toda la economía", dijo Gene McGillian, analista de Tradition Energy en Stamford, Connecticut.

En el frente geopolítico, las preocupaciones se centraban en la creciente guerra de declaraciones entre Irán y las potencias de Occidente después de que el líder supremo iraní, el ayatolá Ali Khamenei, dijo que Teherán no cederá a las presiones internacionales para que abandone su programa nuclear.

Sin embargo, las ganancias del petróleo por factores geopolíticos y macroeconómicos eran contenidas por preocupaciones sobre las actuales negociaciones entre Grecia y sus acreedores privados.

ros