El petróleo subió 2% a un máximo de dos semanas este miércoles, luego de que datos semanales del Gobierno estadounidense mostraron un inesperado declive en las existencias de destilados y un fuerte incremento en las de gasolina.

La debilidad del dólar también alentó compras en el complejo de materias primas.

Las reservas de destilados, que incluyen combustible para calefacción y diésel, bajaron 2.04 millones de barriles, a 141 millones de barriles la semana pasada, el nivel mas bajo desde abril del 2009, dijo la gubernamental Administración de Información de Energía (EIA).

Ese dato predominó sobre un incremento mayor al esperado en las reservas de gasolina, de 3.79 millones de barriles, y que un leve aumento de 616,000 barriles en los inventarios de petróleo.

El crudo estadounidense para julio cerró con alza de 1.73 dólares, o de 1.74%, a 101.32 dólares por barril, el cierre más alto desde el 10 de mayo.

En Londres, el crudo Brent para julio terminó con alza de 2.40 dólares, o de 2.1%, a 114.93 dólares, también el cierre más alto desde el 10 de mayo.

Más temprano, los precios se negociaron en baja ante preocupaciones sobre la débil demanda de gasolina del país, donde la temporada de vacaciones del verano boreal comienza este fin de semana.

"El principal componente en el alza de hoy en los futuros de crudo es el descenso de las existencias de destilados", dijo Rich Ilczyszyn, estratega de Lind-Waldock en Chicago. "El débil dólar y el alza del oro, la plata y el cobre también impulsaron al crudo", agregó.

El índice Reuters-Jefferies CRB, un referencial global de materias primas, subió 1.6%, su mayor ganancia en una semana.

Más temprano, el crudo Brent escaló ante el temor por los disturbios en Oriente Medio y el norte de África, después de la escalada de violencia en Yemen y la intensificación de los ataques aéreos de la OTAN sobre Libia.

En tanto, los pedidos de bienes duraderos en Estados Unidos sufrieron en abril su peor declive en seis meses, debido a un desplome en las órdenes de aviones y vehículos motorizados, apuntando a un enfriamiento en la actividad fabril, mostró un reporte del Gobierno el miércoles.