Los precios del petróleo subieron el jueves pero cerraron el año con una baja de 35%, porque la competencia entre los productores de Oriente Medio y los estadounidense creó un exceso de oferta sin precedentes que puede tardar todo el año en desaparecer.

Los futuros globales del petróleo Brent y del contrato en Estados Unidos subieron entre 1 y 2 % en la última sesión del 2015, apoyados en las coberturas de ventas cortas.

Sin embargo, ambos referenciales sufrieron caídas anuales de dos dígitos por segundo año consecutivo, luego de que Arabia Saudita y otros miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) no consiguieron impulsar los precios del crudo.

La mezcla mexicana de petróleo de exportación, por su parte, cayó 30.46% durante el 2015. En la última sesión del año, sin embargo, ganó 1.2%, cerrando en 37.04 dólares por barril.

El sector del petróleo de esquisto en Estados Unidos volvió a sorprender al mundo con su capacidad para sobrevivir a un desplome de los precios y ofrecer más producción que la prevista.

EU decidió de eliminar una prohibición a la exportación de petróleo que estaba vigente desde hace 40 años, en un reconocimiento del crecimiento que ha tenido el sector.

El crudo Brent cerró con alza de 82 centavos a 37.28 dólares por barril, recuperándose de un mínimo de casi 11 años de 36.10 dólares que tocó en la sesión. El contrato bajó 16% en el mes y 35% en el año.

En el 2014, se había desplomado 48 por ciento. El West Texas Intermediate (WTI), subió 44 centavos a 37.04 dólares por barril. En diciembre, la baja fue de 11% y en el 2015 de 30 por ciento.