Los precios del crudo hilaron tres jornadas a la baja, ante el magro panorama de crecimiento económico en Europa y continuando con las ventas luego de un mal reporte de inventarios en Estados Unidos a media semana.

Los contratos de West Texas Intermediate (WTI), el crudo estadounidense, perdieron 1.8% o 1.62 dólares para concluir en 86.26 dólares por barril, su menor nivel desde mediados de noviembre.

En Europa, el Brent retrocedió 1.6% o 178 dólares para concluir la sesión en 107.03 dólares por barril.

Los precios del petróleo profundizaron su caída luego de que el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, dijera que espera que la zona euro se contraiga entre 0.4 y 0.6% al cierre del 2012, lo que dejó negativas expectativas sobre la demanda de energéticos.

De este modo, el movimiento bajista del petróleo fue una combinación de ventas técnicas y preocupaciones sobre el crecimiento luego de que el BCE recortara sus pronósticos del PIB para la zona euro , explicó Faward Razaqzada, analista técnico e GFT Markets.

El jueves el WTI tenía detrás dos jornadas a la baja, ante las preocupaciones sobre la demandan y luego de un débil reporte de inventarios en Estados Unidos en que se revelara un alza en los suministros de gasolina durante la semana que concluyó el 30 de noviembre.

A ello se sumó la fortaleza del dólar frente a sus principales contrapartes.

Operadores coincidieron en que el avance del dólar también se debió a las palabras de Draghi.

En las últimas tres jornadas, tanto el WTI como el Brent acumulan un retroceso de 2.9 por ciento.

De acuerdo con Commerzbank, los precios podrían rebotar en adelante en tanto la escalada de violencia en países de Medio Oriente y el norte de África, como Egipto, Siria, Gaza e Irán, siguen siendo focos de problemas y justificarían una prima de riesgo sobre los precios de los energéticos.