Los precios del petróleo cayeron el miércoles, debido a que la amenaza de que la creciente expansión del Covid-19 afecte todavía más la demanda global de combustible tuvo un mayor peso que la caída mayor a la esperada en los inventarios de crudo en Estados Unidos.

El precio del referencial mundial Brent del mar del Norte cayó 52 centavos, o 0.92%, a 56.06 dólares por barril. Los precios subieron a un máximo de sesión de 57.42 dólares previamente en el día, su nivel más alto desde el 24 de febrero.

El próximo hito para los precios del Brent es subir sobre 60 dólares, un nivel no visto desde fines de enero de 2020.

El petróleo West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos perdió 30 centavos, o 0.56%, a 52.91 dólares, luego de tocar un máximo de sesión de 53.93 dólares, su precio más alto desde el 20 de febrero.

Por su parte, la mezcla mexicana de exportación cayó 34 centavos o 0.65% para cotizar en  51.91 dólares el barril.

A la baja los inventarios en EU

Las existencias de crudo en Estados Unidos cayeron en la última semana, informó el miércoles la gubernamental Administración de Información de Energía (EIA).

Los inventarios de crudo se redujeron en 3.2 millones de barriles en la semana al 8 de enero a 482.2 millones de barriles. Analistas consultados por Reuters esperaban una caída de 2.3 millones de barriles.

Las existencias de crudo en el centro de distribución de Cushing, Oklahoma, disminuyeron en 2 millones de barriles, agregó la EIA.

En la última semana, las importaciones netas de crudo en Estados Unidos subieron en 1.5 millones de barriles por día.

Arabia Saudita redujo los suministros de crudo para carga en febrero a al menos tres compradores asiáticos mientras cumplía con los requisitos de al menos otros cuatro, dijeron a Reuters el miércoles varias fuentes comerciales y de refinerías.

Pero el aumento del número de muertos por Covid-19 en Europa y Estados Unidos y las nuevas medidas de confinamiento para frenar la propagación del virus en otros lugares afectaban a los precios.